Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Sarah Vaughan: sí… otra reina del jazz

Pionera del bebop y poseedora de una voz demasiado buena para ser ignorada: Sarah ‘Sassy’ Vaughan.

29 mayo 2017

/


Call me old fashioned… please! | Por Mónica Castro Lara |


Si no hubiera sido por la diabetes, por ambas piernas amputadas y por literalmente haberse ‘fumado’ la vida, mi adorada Ella Fitzgerald probablemente hubiera cumplido 100 años el pasado 25 de abril pero, la vida no puede estar llena de ‘hubieras’ y cien años es una edad demasiado longeva. El chiste es que hubo varios especiales y conciertos dedicados a esta legendaria y maravillosa artista y me dio un enorme gusto saber que hay muchas personas a las que les gusta escuchar a Ella y reconocer sus aportes al jazz. Luego me puse a pensar que ya escribí sobre ella aquí en Sputnik (muy escuetamente, por cierto) y también sobre Billie Holiday pero, me falta ponerle corona a otra reina del jazz, del soul, pionera del bebop y poseedora de una voz demasiado buena para ser ignorada: Sarah ‘Sassy’ Vaughan. Así que como dirían por ahí, más vale tarde que nunca…



Ya tiene rato que mi ahora oficial cuñado Hugo me regaló un CD de éxitos de la Vaughan y la primer canción que de inmediato captó mi completa atención, fue ‘I've Got a Crush on You’ que tramposamente estoy escuchando y disfrutando en este preciso momento. Qué hermosura de voz, en serio… realmente te hace… sentir. Creo que nunca me había inclinado tanto a escuchar por largas horas a Sarah porque muchas de sus canciones, son también interpretadas por sus colegas contemporáneas y siempre me había ‘casado’ con una u otra versión, pero Sarah me ha demostrado rápidamente que no importa las incontables veces que has escuchado una sola canción, sino las muchas o pocas aportaciones que determinado artista le haga por más similares que puedan llegar a ser.

Como simple paréntesis, cuando me preguntan cuál es la diferencia más notoria entre Ella y Sarah, en realidad no sé muy bien qué contestar… ambas voces son dulces, melodiosas, con excelente dicción, con una potencia incomparable, con el claro don de la improvisación e instantáneamente se adueñan de la canción que sea. Aparte, no sé NA-DA de tecnicismos musicales, así que en vez de compararlas o escoger a una sobre la otra, les propongo que amemos su talento por separado.



Pues bien, Sarah Lois Vaughan nació el 27 de marzo de 1924 en Newark, New Jersey y tuvo una infancia relativamente tranquila; así como otros artistas, su inquietud por la música comienza en la iglesia, cuando en vez de sentarse al lado de su mamá, corría a sentarse junto a la organista. De ahí, vienen clases de piano particulares y puestas en escena en la escuela y en reuniones familiares. Si bien el piano era su aliado, Sarah tenía muchísima inquietud por el canto y cuando abrió la boca, su madre se dio cuenta del enorme talento que tenía su hija, al grado de apoyarla muy a pesar de la negación de su marido a hacerlo.

Mientras sus padres se peleaban por darle cierta libertad o no en la música, Sarah se escapaba para trabajar ilegalmente en bares y clubes nocturnos ya que sólo tenía 15 tiernos añitos; abandona la escuela y cuatro años más tarde, en el mismo ‘Apollo Theater’ donde fue descubierta Fitzgerald, Sarah gana el concurso ‘Amateur Night Concert’ interpretando la canción ‘Body and Soul’. Su premio fue de tan sólo 10 dolaritos, pero en realidad ganaría mucho más que un simple billete. Según contó el mismo Billy Eckstine, la vio por puuuura casualidad en el concurso y de inmediato se sacó de onda porque, como bien dicen todos los magnates musicales (o por lo menos los de buen oído musical), 'nunca había escuchado algo parecido'. Luego luego la jala para formar parte la orquesta de Earl Hines donde él mismo trabajaba y en donde tocaron leyendas como Dizzy Gillespie, Charlie Parker y Bennie Green. ¿Se imaginan eso? ¡¿Realmente se imaginan lo legendario de eso?! Me parece hasta bizarro que todos estos artistas hayan convivido en un periodo de tiempo y que en realidad, no tenían ni idea del tremendo legado que dejarían en el jazz y en la música en general. Sarah era uno más de los chicos y su personalidad tan extrovertida la hizo pasar rápidamente del piano al 'center stage' y darle cara y voz a la big band orquestra de Hines, por eso su apodo 'Sassy'. En 1943, Eckstine se va de la banda para formar la suya y nuevamente se jala a Sarah, a Gillespie y a Parker; pasó poco tiempo para que se les uniera más talento desbordante como Miles Davis, Art Blakey y Dexter Gordon. Pff… ¡qué awesome suena eso! ‘Sass’ era capaz de entender al jazz moderno, de aplicar nuevas armonías, así que por supuesto fue una magnífica revolucionaria.



Acá entre nos, admiro mucho a ‘Sass’ porque supo ser LA cantante muy por encima de sólo ser la mujer entre una banda de hombres; supo ser y darle voz a una minoría que tambaleaba entre una guerra civil y una guerra mundial. Luego de un año, deja la banda de Eckstine –sin rencores ni peleas- para hacer una carrera como solista; es en este periodo que Sarah se refugia bajo el brazo de la Columbia Records e incluso cambia completamente de look: le enderezan los dientes, la hacen bajar de peso, le ponen más cabello y la meten en ceñidos y brillantes vestidos acompañados de las mejores pieles que la hacen ver cómo una verdadera diva. Bueno, lo que sí es que la actitud déspota que tanto caracteriza a una diva, en realidad nunca la tuvo; más que nada hablaba y era media tosca como hombre, maldecía como hombre, amaba ver el béisbol y procrastinar hasta las últimas consecuencias. Eso fue producto de su enorme don de improvisación, y cómo no tenerlo cuando fuiste colega y aprendiz de los mejores; Sarah podía parrandear toda la noche, fumar y tomar todo el día, comer como cerdo minutos antes de salir al escenario y aun así regalarle al público la mejor ‘performance’ de su vida. Entre sus canciones más populares de la época fueron ‘If You Could See Me Now’, ‘Don’t Blame Me’, ‘Everything I Have Is Yours’, ‘It’s Magic’, ‘Nature Boy’, ‘I’m In The Mood For Love’, ‘You’ve Changed’, ‘My Man’, entre otras.

A pesar de la personalidad tan desinhibida de ‘Sass’, al parecer su inseguridad en el escenario fue in crescendo a lo largo de su carrera musical; siempre fue una persona bastante reservada y que compartía cierta información de su vida personal a un círculo muy cerrado de personas. Por ello se sabe que le lastimaban las críticas musicales, dudaba de su talento y de su aspecto físico. Claro, además no ayudó de mucho que tuviera maridos que lo único que hicieron, era aprovecharse de su fama y de su dinero; el buen George Wein –un empresario musical de los buenos- siempre quiso ser su mánager pero Sarah nunca quiso porque forzosamente su novio, amante o esposo de la época, tenía que ser quien administrara su carrera. En palabras del mismo Wein: ‘… she never found the right guy’ y por eso se llega a la conclusión de que nunca logró el estrellato que anhelaba y eso la deprimió bastante los últimos años de su vida.

En realidad, Sarah nunca dejó de trabajar; a pesar de la moda y de los géneros musicales tan distintos en los 60, 70 y 80s, pudo viajar por el mundo, visitando los mejores clubes y teatros de las ciudades más importantes; tampoco tuvo una vida llena de escándalos o de dramas. Desafortunadamente, es el 1990 que muere de un cáncer de pulmón que la había estado atormentando durante casi 1 año y en donde su gente más cercana, se impactaba al ver lo deteriorada que estaba la cantante. Y vaya que estaba joven, se nos fue a la edad de 66 años.


Para finalizar, quisiera contarles que la versión de ‘Misty’ de Sarah me dejó con la piel chinita, literalmente. Si me conocen, sabrán que prácticamente la única versión de esta canción que me gusta, es la de mi buen amigo Johnny Mathis… vaya, ni siquiera la de Sinatra me agrada. Pero Sarah… Sarah me cambió la jugada y gacho; viaja de graves a agudos con una facilidad impresionante, además de aprovechar y ‘exprimir’ cada sílaba que canta. Es una joya musical imperdible, en serio. Hasta pienso que está desbancando a Johnny. Gracias ‘Sassy’ por abrirme los ojos y hacerme un poquito más flexible con mis versiones favoritas, no sólo de jazz o del GASB, sino de canciones románticas oldies en general. 



La Autora: Publirrelacionista de risa escandalosa. Descubrió el mundo del Social Media Management por cuenta propia. Gusta de pintar mandalas y leer. Ácida y medio lépera. Obsesionada con la era del jazz. Llámenme anticuada… ¡por favor!
 

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios