Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Letrinas: La niña de la bicicleta rosa

El escombro que se interponía en su camino le traía constantemente a la memoria la imagen de Pink que solía pegar carteles con engrudo por todas las esquinas hasta que murió sosteniendo una granada.

03 junio 2015

/
 Derrumbe Mágico | Por Keizinina Crowley |

Nabi tenia 11 años, una bicicleta rosa que orinaban sus tres vecinos borrachos y un par de ilusiones rotas. Su mamá le pedía que saliera a entregar libros que ella misma encuadernaba misteriosamente por las noches a la luz de una vela. Aquello siempre le había parecido un poco raro pero nunca cuestionaba a su mamá porque le encantaba montar su bicicleta.


Mientras recorría las calles destruidas le gustaba recordar el pasto verde, las casas que solían estar completas y los niños llenos de sonrisas. El escombro que se interponía en su camino le traía constantemente a la memoria la imagen de Pink que solía pegar carteles con engrudo por todas las esquinas hasta que murió sosteniendo una granada. Pink era la mejor amiga de Nabi y fue un espiritu inconforme con la situacion en su país, le gustaba Banksy y el arte urbano. Intentaba que su falta de voz se hiciera escuchar a través de sus obras callejeras, hechas normalmente con basura que encontraba en cualquier parte.


Una semana antes de que cumpliera 13, murió y le obsequió a Nabi una lata de aerosol con la cual pintó su bicilceta de rosa. Pink le dijo: "se ve guapa". Eran felices en ese momento así que rieron toda la tarde. Estaban en la Franja de Gaza, entre armas, pobreza y personas con la casa y el corazon deshechos. El funeral de Pink fue muy sencillo, pocas flores y pocas lágrimas. Las madres se iban volviendo poco a poco más insensibles cada día, tal vez a consecuencia de las frecuentes desgracias que los azotaban sin cesar.


A Nabi realmente le agradaba pasar tiempo con Pink, aprendió mucho de ella y le fascinaba su mente creativa. Así que siguió sus pasos y pronto se convirtió en la pequeña Banksy de la Franja. No había muro que no estuviera marcado con alguna ilustración o frase desgarradora. Al poco tiempo ganó fama y sus obras fueron reconocidas a nivel mundial. Ella se mantenía en el anonimato para lograr vivir un día más. Les daba ilusiones, les daba color y les devolvía algunas sonrisas robadas a los que pasaban por sus obras.


Al poco tiempo su madre la descubrió y en lugar de castigarla le confesó un secreto. Ella fungía como periodista y encuadernaba la informacion que recopilaba para despues distribuirla. Era una activista anti-guerra y le prometió a Nabi que toda aquella pesadilla terminaría pronto, que ella trabajaba arduamente por devolverle las ilusiones.


Al poco tiempo de que su mamá le confesara aquello, ocurrió lo inevitable. Nubi fue descubierta, la mayoría de los muros fueron tapados con pintura blanca y otros simplemente fueron derrumbados. Al poco tiempo la madre de Nubi tambien fue descubierta y encarcelada. Nadie supo nada más acerca de ella. Y en cuanto a Nubi, tuvo una despedida llena de flores, cartas y muchas, muchas lágrimas.


Tomó un montón de globos que había cerca del muro y se elevó. Se reencontró con Pink en un lugar rosa, había graffiti por todo el lugar y lo más emocionante fue que pudo llevarse su bicicleta rosa. Pink le dijo: "sigue igual de guapa" y rieron a carcajadas.
TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios