Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Cine

Pantalla

Star Wars

Star Wars

Libros

Círculo de Lectura

Ciencia

Espacio

Travel

Viajes

VIDEO

Películas

Bowie

Bowie

Bill Evans: a sesenta años de ‘Peace piece’

No hay comentarios.
Por Hugo Ernesto Hernández Carrasco


A partir de la poca información certera con la que cuento, puedo decirles que Peace piece’ (Pp como más adelante la nombraré) del pianista y compositor de jazz Bill Evans, fue grabada hacia 1958 en el “Reeves Sound Studios” en Nueva York. Es una de las improvisaciones jazzísticas mejor logradas en la historia de este género; forma parte del segundo álbum de Evans, titulado ‘Everybody Digs Bill Evans’, y hasta la fecha, ha formado parte de soundtracks de películas y puestas de ballet –entre otras cosas-, además de tener dedicados un par de poemas en inglés y francés respectivamente.


No pretendo en estas líneas hacer un recorrido biográfico, mucho menos histórico, pues de historia de la música y en específico de Jazz, hay una complejidad de variables alrededor, que superan (y superarán siempre) mi pequeño dominio monográfico. Más bien, anhelo que ustedes, queridos lectores, se den el tiempo de escuchar ‘Peace piece’ y con ello, dejarse envolver por el ambiente que es capaz de crear, a quien le abre sus puertas. Bien podríamos afirmar que el sonido que evoca el piano, es el de la sonrisa del silencio, una sonrisa que muestra los dientes blancos, sonrisa franca, que no sabemos si es tristeza o alegría, sonrisa que en el caso de Evans, es también lágrima silenciosa, saudade por lo que fue, por lo que ocurre, por lo que podría ser y no será. Es el grito que no evoca desesperación, más bien, una lentitud y al mismo tiempo fluidez como la de un día entero, con su ciclo interminable de despertares y estrellas; una envoltura de pliegues a los que uno no se cansa de agotar.  

La nostalgia que evoca Pp, puede hacernos creer que nos lleva irremediablemente a un lugar común, pero que, como debida introspección que no abandona al entorno, es su propia zona fronteriza, entre lo cotidiano que está al alcance de cualquiera y el sentimiento único e irresoluto del yo, que nos aleja justamente de los lugares comunes, que vuelven –para nosotros- una piedra en vértigo, una nube en personal forma.


Así, en esta pieza, podríamos estar caminando en solitario a través de la lluvia, de las avenidas transitadas, ante la andanada de gente, sobre baldosas sin pavimentar o en medio de un callejón lleno de basura, y nuestros pasos tomarían la pausa justa, pondrían el paréntesis necesario para pensar, que lo que sentimos en ese preciso instante, anula cualquier perversión o desperfecto. La ingenuidad cobra un sentido estético: ilumina, se vuelve mito temporal en nuestras entrañas, se sobrepone a cualquier sesgo interno; no es la adopción de formas que nos llevarán al desastre, la atmósfera no contiene maldad o bondad alguna, escapa de cualquier dicotomía posible, «Es» y ya, al menos durante seis minutos. Nos hace pensar que en verdad, estamos suspendidos e imperturbables, en tregua con nuestra realidad, la ingenuidad en este lapso, es quizá, condición necesaria para abrirnos camino a un tiempo, que parece anestesiado cada que se activa el piano de Evans.




En este mismo sentido, cuando uno escucha Pp, resulta inevitable pensar en cómo el silencio se dibuja al agotar el eco del teclado, creando una geometría inconclusa, permitiendo que nuestros sentidos tracen –por una fracción de segundo- esas nuevas líneas. La melodía al comenzar, bien puede parecer un infante que se asoma a una habitación inmensa, cuyas piernas van tomando confianza a cada paso que acumulan, acelerando el andar, y retrayéndose ante el entorno desconocido. También podría ser, una persona mayor, que se acerca a su propio fin. Podríamos imaginarlo así: la persona lenta, suave, al borde del letargo, abriendo los párpados arrugados, sus ojos emitiendo un brillo involuntario, gracias a los rayos del sol, suspirando mientras sabe que ese aire matinal, se escapará cuando llegue el momento.


Pp, tiene la virtud de ser resignación, viaje, recuerdo: la melodía nos obliga a romper el esquema de ese tiempo lineal que nos han inculcado. Recorremos por igual los cuartos de algún pasado remoto, al que solo vemos por las escotillas, como olas bravías y paisajes lejanos. Lo mismo en tiempo presente, donde la melodía es una niebla que se desdibuja. Conforme avanza no angustia, no perturba, nunca la alcanzamos a tocar, solo –si acaso- una efímera claridad al acercarnos. Derivado de lo anterior, el futuro, se vislumbra bajo el hechizo de Evans, como un lento descenso en cualquier dirección, una profecía auto cumplida. Quizá sabemos nuestro destino, quizá no. Lo único certero, es la melodía que acompaña nuestros pasos y nos hace vivir los tres tiempos en uno.


Al escuchar la ejecución, y tras varias reflexiones, resulta inevitable pensar que somos un poco como Pp: la mano izquierda se mantiene tocando los acordes más armónicos, pausados, en tanto la derecha, serpentea; es la risotada de una niña, que contagia en medio de la solemnidad. Esta pieza resulta, tal como nuestra existencia, la posibilidad de la armonía, de Ser y fluir a partir de la contradicción.  


Finalmente, tras escuchar Pp, podemos darnos cuenta, que hemos sido seres con la cabeza descubierta, disfrutando de una lluvia que no hemos deseado, más por falta de imaginación, que de rechazo. Seres que esperamos la prolongación de la pieza más allá de su propio cerco de seis minutos. Así, no queda más remedio, que ponerla en modo de repetición, cuantas veces sea necesario hasta que, –a pesar del ostinato-, seamos como Sísifo, pero reivindicados, sin prisión, sin garras, solo nosotros, la calma y esa inmensidad.



   



El autor: Juchitán/Mérida/Puebla (1988) Autor de la novela ‘Vístete para ser verdad’. Co-autor de la antología de cuentos ‘La Ciudad de los ahorcados’. Ha colaborado con relatos y poemas para la revista literaria Opción (ITAM), Gata que ladra (no.1-2) y Sputnik. 

«La ciudad de los ahorcados», antología de relatos patibularios

No hay comentarios.
Por Sergio Martínez | 


La ciudad de los ahorcados. Antología de relatos patibularios, reúne 17 textos donde la poesía, el verso, el cuento y la narrativa, tocan, navegan, reflexionan y miran la transición de la vida hacia la muerte. No siempre esta última debe ser físicamente, hay muertos por dentro que aún respiran. En estos textos también hay quien muere a manos de otro, o de una enfermedad. Sin decirlo expresa y directamente, los autores nos advierten que todos nos vamos a morir.

En estas historias encontramos: la nostalgia que inspira un motel que se visita sin la persona amada, el soliloquio de un hombre que sabe que la muerte le espera detrás de la ventana, un rocanrolero suicida con una sed insaciable en el alma, el extraño caso de la vampira del Raval, el ladrón de poca monta que entra a una casa antigua y no sale jamás, un enfermo que pide la eutanasia, una enferma de cáncer, el que siente cómo los buitres le van arrancando las entrañas y los invita a que sigan comiendo, una chica enamorada de otra chica, la confesión de quien se asume culpable por la muerte de quien dice amar, el piloto que estrella un avión con pasajeros a bordo, un suicida que habla de las posibilidades de que los demás se suiciden, una ciudad atacada por una epidemia, la enunciación a Zempoaltécatl y el último texto del libro que recuerda un martes, de cualquier mes, de cualquier año. 

Los autores de los textos son: Daniel Bravo, Afonso Brevedades, Iván García, Sergio Martínez, Aldo Correa, Mónica Castro Lara, Hugo Ernesto Hernández, María Santos, Marcela González, Isaías García, Mauricio Caballero, Breña Román, Alejandro Carrillo, René Alejandro López, Denisse Rodríguez y Daniel Bravo. Algunos de estos escritores son integrantes del Colectivo 7NN radicado en Aguascalientes.

El libro lo abre un prólogo de Tuto Flórez, que pregunta: “¿Qué es la muerte? ¿Qué pasa después de la vida?, o más aún; ¿es posible hablar de continuidad de la existencia después de nuestra ineludible y limitada vida terrena”; y lo cierra magistralmente la nota final de Hunter S. Thompson, las últimas líneas son premonitorias: “Relájate, no te va a doler”.

El libro es dedicado al desaparecido músico, compositor y escritor Armando Vega Gil, alias el Cucurrucucú.

Según datos de la Organización Mundial de Salud publicados en 2019, cerca de 800 mil personas se suicidan en el mundo, el suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años. La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio en todo el mundo. De acuerdo a estos datos la Ciudad de los suicidas, puede ubicarse en cualquier lugar: Aguascalientes, Puebla, Bogotá, Barcelona, Trípoli, Moscú o Antalya; sin buscar la apología, criticar los porqués o aleccionar a hacerlo, los textos tocan un tema tabú y estigmatizado socialmente. Habría que leerlo, respirar las historias, quizá en algunas nos veamos reflejados, quizá también al terminar de leerlo, nos demos cuenta que seguimos vivos.


Costumbre, hábito, usanza. Inercia, automatismo, repetición

No hay comentarios.
Letrinas | Por Mónica Castro Lara


Por las mañanas, por las tardes y por las noches, la rutina es siempre la misma: cada que me lavo los dientes, me coloco frente al espejo del baño, me agacho para sacar la pasta dental que está dentro del mueble del lavabo y, ahí está... como esperándome. Me la quedo mirando un rato antes de soplarle con todas mis fuerzas, lo que hace que se esconda rápidamente debajo del mueble. Rutinaria ella y rutinaria yo. Con ocho patas debió estar explorando el mundo entero, pero no. Algo de seguro la orilló a permanecer en el baño de mi casa.

Pero desde ayer fue todo distinto: no la vi en la mañana, ni en la tarde, ni en la noche. Comencé a exasperarme al no poder verla. La busqué un rato y nada. Creí que teníamos todo ya muy estudiado y ahora su ausencia forma parte de las múltiples cosas que no puedo –y quisiera- controlar en mi vida.

Es de noche y comienzo mi ya clásica rutina de lavarme los dientes. Siento un ligero cosquilleo en el pulgar de mi pie izquierdo pero, lo ignoro. Estoy a punto de escupir la espuma que emana de la pasta de dientes cuando el cosquilleo se torna más bien en el que creí en ese instante, era dolor más agudo de toda mi pinche vida. Trato de gritar pero me atraganto con la espuma; escupo todo lo que puedo y sin dejar de toser, agacho la mirada solo para ver cómo la mitad de su cuerpo está entre mi uña y la carne y, tras un segundo, penetra totalmente mi dedo con rapidez y agilidad. Mi cuerpo entonces experimentó dolores y sensaciones desconocidas, aunado a que la angustia, la taquicardia y la desesperación estaban al tope. No me quedó más remedio que comenzar a arrancarme la uña; ese sí fue el dolor más agudo de toda mi vida. Ya no quiero entrar en más detalles pero, reconozco que cuando comencé a desgarrarme la piel del pie y después la de la pierna entera, ya no estaba en mis cabales. No era yo. Estaba tan inmersa en esta ‘curiosa’ situación que recuerdo muy, muy vagamente a mi familia gritando, a los paramédicos, a la ambulancia y al hospital. Lo único que deseaba era encontrarla y sacarla de mi cuerpo para continuar con nuestra rutina de “sopla y esconde”, donde era yo la que tenía… digamos… cierto dominio sobre ella y no al revés.

Tras varios días en perfecto estado de sedación, desperté en casa con vendas y gasas en la parte izquierda de mi cuerpo, lo que me impide constatar hasta dónde me arranqué la piel. El dolor es insoportable, tremendamente insoportable. Comienzo a sentir un cosquilleo pero esta vez, en el hombro. Volteo y veo una pequeña bola que se mueve con algo de dificultad. Me la quedo viendo y decido soplarle con las pocas fuerzas que tengo. Rápidamente se esconde detrás de mi hombro, donde no puedo verla. ¡Ah! Mi hermosa rutina y yo, hemos vuelto a la normalidad.

Guasones: 25 años «on the road»

No hay comentarios.
Music in a coma | Por Carlos Iván Carrillo | Foto: @guasonesoficial FB


La banda liderada por el skater, futbolista que patea con la zurda -por respeto al 10-, músico y compositor argentino Facundo Soto visitará nuestro país para celebrar -al más puro estilo del Never Ending Tour- su gira de 25 años de rebeldía y rocanrol.


Cuenta la leyenda que en 1991 Facundo y José Tedesco se conocen en alguna celda de los separos de la policía platense después de una redada en un bar de la ciudad; quizá por fiestear a todo pulmón “everybody must get stoned”. A raíz de esto, Facundo y José entablan una amistad y colaboración musical formando así una banda llamada Nina’s Roll que meses después cambiaría su nombre a Guasones.


Empezarían su legado con un demo de tres rolitas (prácticamente inasequible) que sería su única grabación profesional de los noventa pues -al tomar el camino de la independencia- el momento oportuno se les presentaría a finales de esa década; después de rolar  como teloneros de Divididos y otras bandas consagradas de Argentina, comienzan a armar toquines y a juntar el varo necesario para producir su primer disco “Guasones” que se publica y distribuye por BMG en el 2000.


La banda platense se ha caracterizado por su sonido de rock & roll poderoso: batería, bajo, tele’s y strato’s elegantes y arreglos musicales que nos remiten a la época del folk rock de finales de los años sesenta y principios de los setenta.


Melodías y letras extraordinarias de locura, histeria, desamor e introspección que nos antojan a conocer los reventones nocturnos de los barrios bajos de Buenos Aires. Algo así como si en vez de Tom Petty, fuera Manuel Moretti el líder de los Heartbreakers, o como si Charly García comandara a los Stones. ¡Perrote!


De 2000 a 2004 se mantienen en el camino y sorteando algunos obstáculos, sin embargo, en 2005 lanzan el discazo “Toro Rojo” que les daría reputación nacional; una joyita que recomiendo ampliamente para iniciarse en el mundo de estos reyes de la noche. El clímax de la banda llega en 2011 cuando después de producir su disco “Parque de Depresiones” son invitados por Eric Clapton para calentar el escenario de su concierto en el Estadio Monumental de River y en 2014 graban “Locales Calientes” donde se adentran a géneros más norteamericanos como el country y el blues, además de letras con imágenes citadinas y lo produce -nada más y nada menos- que Jimmy Rippetoe, guitarrista de Mick Jagger, Jerry Lee Lewis y miembro de la legendaria banda de culto Television. De puta altura.


Ideal para cerrar este 2019 que nos trajo muy buenos conciertos, el 5 de diciembre en el Foro Indie Rocks ubicado en la Colonia Roma Norte de la Ciudad de México, los Guasones presentarán en vivo una recopilación de sus éxitos de 25 años de rolar por Argentina. Además en el marco del Festival Catrina en Puebla el 7 de diciembre, van a compartir con bandas latinoamericanas legendarias como Los Tres y Cuarteto de Nos. Promete ser un fin de semana de noches largas sin dormir y de locura extrema; voy a tomar, voy a beber y a disfrutar todo su rocanrol.


Para calentar motores dejo aquí abajo una playlist de Spotify con las rolas que más me laten y que seguramente escucharemos en vivo; no hay que perder de vista a Guasones, Estelares y El Mato a un Policia Motorizado; bandas que definitivamente están encabezando una chingonérrima segunda invasión de rock argentino en México.


Electro-pop y cortometrajes en AGS: BIKA y La Pecera

No hay comentarios.


Este sábado 26 de octubre se presentará en Aguascalientes una de las jornadas alternativas más importantes del año en materia artística.

Como primer parte del acto, los cortometrajes 'D/V' y 'Letargo', el primero de Víctor Góngora y el segundo de Ramón Martínez y Christian Venegas, serán anfitriones de "La Pecera", un proyecto audiovisual de Blanca Pozos que  es una analogía entre la vida de un pez mascota y el humano en el mundo.

Se llevó a cabo de manera completamente independiente, incluyendo una campaña de recaudación de fondos en la plataforma Kickstarter, se grabó en marzo y se estrenó en julio de este año.

Y en la parte musical, el line up lo completa Jardín de Niños junto a las chicas de BIKA, dúo conformado por las gemelas Del Toroque ya se han presentado en festivales de la talla del Coordenada y el Vive Latino con una propuesta electro-pop imperdible.



Sin duda una gran jornada nos espera en Ciudad Lumbre para conocer propuestas emergentes en materia visual y después echar el bailazo toda la noche. La cita es en Ummagumma Pub el sábado 26 de octubre a las 21 horas.



Archipiélagos en torno a la traducción

No hay comentarios.
Po Iliana Vargas


Cuando me puse a pensar sobre lo que quería escribir en torno a la traducción, la primera idea que llegó a mi cabeza fue algo que podría considerarse muy básico y de sentido común, pero que no solemos tomar en cuenta, acaso porque responde a un impulso o un instinto de nuestra especie animal: pasamos la mayor parte de la vida traduciendo e interpretando todo lo que nos rodea para asimilarlo como nuestro, o por lo menos como parte de un aprendizaje constante sobre lo que se supone que es nuestro rol en el mundo; traducimos el mundo para involucrarnos en él. Por supuesto, ello implica cientos de elementos, situaciones, aristas, configuraciones y estructuras de todo lo que forma parte de la atmósfera en la que nos desarrollamos y es susceptible de ser traducido, pero en el territorio de la literatura y el lenguaje, que es lo que ahora nos interesa, me atrevería a decir que traducimos cuando sentimos que aquello escrito en un idioma ajeno, pero familiarizado con el nuestro, nos está diciendo algo que no comprendemos del todo. Justamente el no comprender, sino el intuir que lo que se lee está conectado con algo que pertenece a nuestro mundo, es lo que nos lleva a querer traducirlo. La maravilla está en que ninguna traducción, incluso del mismo texto, será jamás idéntica a otra, porque ahí es donde entra en juego todo un proceso de relación personal con la palabra: su significado por sí misma, su significado en el contexto en el que está siendo usada, y su significado en conjunto con el tono y la búsqueda estética del texto al que pertenece. En ese momento es cuando comprendemos que nunca se traduce una palabra de manera aislada; es imposible entender su lugar en la geografía textual sin tomar en cuenta las coordenadas que constituye en relación con las otras: las palabras son islas que forman archipiélagos para comunicar aquello que de otra forma sólo es parte de un código irresoluble.
      
Traducir, entonces, se convierte en un proceso en el que adoptamos diversas identidades de nuestro espectro cultural y cuyos rasgos se trasladan al lenguaje literario.

Ahora bien, algo que siempre nos apuntala la cabeza durante el proceso de traducción es la pregunta eterna, no sólo de quien traduce, sino del lector potencial, y ya no digamos del investigador: ¿qué tanto se pierde del original al trasladarlo al idioma en que se está traduciendo? Esta incertidumbre es la que impulsa el trabajo primordial y más interesante que asumimos al traducir: hay que comprender el texto en el lenguaje en que fue escrito e interpretarlo, reinventarlo o recrearlo –en el sentido más literal de la palabra- dándole forma en un lenguaje conocido donde no se pierda la riqueza creativa y literaria; todo ello tomando en cuenta, además, la historia de vida y el contexto histórico-social del autor traducido, pues el pensamiento y la cosmogonía de las sociedades en las que se escribe un texto también inciden en el proceso de resignificación de la palabra al momento de traducirla, convirtiéndola así en un nuevo vocablo semántico, sonoro e ideográfico.

Sobre cada uno de estos y otros aspectos involucrados en el proceso de la traducción literaria hablaremos dentro de Tiempo de Literatura, del 24 al 26 de octubre en Mexicali, donde realizaremos jornadas dedicadas al tema para dialogar con traductores como: Francisco Bustos, Vladimir Galindo, Michal Salamon, Dulce María Rodríguez Díaz, Ramón García, Caragh Barry, Iliana Hernández, Ezequiel Zaidenwerg, Juana Adcock, Petronella Zetterlund, Anthony Seidman y quien esto escribe.   

La poesía y lo poético en la octava edición de Tiempo de Literatura

No hay comentarios.
Por Ingrid Bringas


Después de  dos años de espera regresa a Mexicali el festival Tiempo de Literatura, impulsado por el interés de afianzar un intercambio literario que se ha gestado en la última década  en el país. 

Durante el festival se tendrán diversas actividades donde se reflexionará sobre lo que significa la literatura, la poesía y lo poético, así como la tradición y lo contemporáneo.

Tiempo de Literatura es un proyecto autogestionado que busca descentralizar; es por ello que la selección de invitados fue plural y diversa, donde desde su curaduría se pudieron establecer diversas voces: estéticas y geográficas, con invitados de diversos estados de la República y varios países.  

Tales como Petronella Zetterlund (Suecia), Daniel Rojas Pachas (Chile)  Juana Adcock (Escocia/México) entre otros; así como un amplio panorama de escritores nacionales en los que figuran: César Cañedo, Minerva Reynosa, Iveth Luna Flores, Rocío Cerón, Jorge Ortega, Clyo Mendoza, Flora Calderón.

El festival tendrá lugar en diversos espacios culturales y universidades de la ciudad de Mexicali durante los días 24, 25 y 26 de octubre con más de 20 actividades entre las que destacan: charlas, ponencias, lecturas de obra y presentaciones de libros.

Tiempo de Literatura en su octava edición además de ser única en su estado, busca propiciar el intercambio entre los creadores literarios con sus lectores, generando espacios y creando públicos en el que la literatura sea un lazo para generar diálogos y vínculos. Así, este año Mexicali verá concretado un año más de actividades literarias. Por una parte la voluntad de sus creadores, y de cada una de las autoras y autores que se suman, así como la confianza de las instituciones que abren las puertas para llevar a cabo el festival.

Y cayeron prestas: editoriales en Tiempo de Literatura 2019

No hay comentarios.
Por Óscar Alarcón (@metaoscar)


Llegamos a octubre y eso solo puede significar una cosa: que el mejor encuentro literario está por comenzar, así es, Tiempo de Literatura 2019 está próximo. Este año contará con cerca de un centenar de invitados que pondrán a temblar a la ciudad fronteriza.

Y no solo eso sino que también habrá varias editoriales y revistas invitadas. Esta es una de las características que ha resaltado al encuentro por sobre el resto, que no solo aparecen los rockstars de la literatura sino que también entran a escena algunas casas editoriales y revistas nos mostrarán sus novedades. Aquí algunas de las editoriales que harán sudar a la cerveza más fría del suelo chicalense:

Nitro Press

La editorial encabezada por Mauricio Bares y Lilia Barajas comenzó sus actividades en 1997. Durante todo este tiempo se han colocado como una de las editoriales independientes más importantes del país, en donde las antologías Lados B: Narrativa de alto riesgo, ha sido su columna vertebral. Para este 2019, continúan el camino de la internacionalización pues una de sus novedades editoriales es el libro ¿Quién mató a la cantante de jazz?, de la escritora argentina Tatiana Goransky, en donde la resolución de un asesinato, con el apoyo de un policía trompetista de apellido Martínez, genera una trama llena de odios, culpas y egos.

Las ediciones conmemorativas han sido otro elemento que ha destacado a Nitro Press, y una de las novedades de este verano es la novela Crimen de color oscuro, de Ana María Maqueo, en donde acompañaremos al detective Alatorre a sumergirse en un mundo perverso y pútrido en donde la plutocracia de provincia está a la orden del día. Este par de novedades estarán presentes para recordarnos las declaraciones de la Nitro Press: “Como siempre, nos importan las letras, no los números”.


Filodecaballos

Comienza sus actividades en el año 2000 en Guadalajara en donde publican libros de ensayo y de poesía. Poco a poco fueron evolucionando hasta que en 2013 centran su base de operaciones en la Ciudad de México y entonces expanden sus publicaciones hacia la narrativa y la crónica. Sus apuestas de publicación van hacia los autores jóvenes, autores descatalogados y autores en activo pero con una apuesta de riesgo y propositiva.

Ma, de la poeta Ida Börjel (en versión de Petronella Zetterlund) nos hará ver a la Tierra de distinta forma, una más cercana a la ecolalia, a la ecología.

Acompañan a este libro los ejemplares 1, 2 y 3 de la Colección Öland de poesía sueca, cuyos cien ejemplares están numerados.

El número 1: Profundidades de Martina Moliis-Mellberg (selección y versión de Petronella Zetterlund). El número 2: Detrás del árbol espaldas de Iman Mohammed (versión de Petronella Zetterlund). El número 3: N de Burcu Sahin (selección y versión de Petronella Zetterlund). Además de Grandes distancias de Álvaro Luquín y Abroche su cinturón de Sara Uribe.


Carruaje de Pájaros

Integrada por poetas y gestores culturales cuya bandera es la poesía y dirigidos por Fernando Trejo, la editorial surgió en 2008 durante el Primer Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes de México, han transitado en la divulgación a través de publicaciones y de programas de radio. Su intención es acercar a los lectores y escritores chiapanecos con autores de otras latitudes no solo a nivel nacional sino también internacional.

Este Carruaje estará en Tiempo de Literatura con La heráldica del hambre, del poeta Sergio Pérez Torres. Un poemario que se incendia a sí mismo en la liberación y en la soledad como formas de reconocimiento del mundo. En el libro de Sergio Pérez Torres es posible observar cómo los poemas abren la memoria y el erotismo a través de imágenes que parecen haber sucedido hace unos instantes y al mismo tiempo parecen ser imágenes de un pasado remoto. La heráldica del hambre reclama su apellido y su historia y nos reconoce como seres insaciables actuales.

Gatos de rabo corto, de Alejandra Muñoz es otro poemario aparecido bajo el sello de la editorial chiapaneca. Se trata de un libro que va de la minificción a la poesía pasando por el cuento en donde los protagonistas son… ¡adivinaron! Los gatos. Porque Tiempo de Literatura es un encuentro en donde no sólo amamos los libros y las editoriales sino a los gatos, que algún día dominarán al mundo, y no nos quepa duda que estén comandados por Calypso, el gatito de Elma Correa.


Colección Extra(e)ditados de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

La Colección Extra(e)ditados reúne a los mejores escritores jóvenes de distintas latitudes de México, que escriben para lectores jóvenes. Es una invitación a leer sin límite de tiempo en donde el desafío es pelear a la contra. Los títulos más recientes son: 23 centímetros y otros cuentos de diferentes medidas de Macaria España, que nos presenta cuentos satíricos, los cuales no decepcionarán a los lectores que busquen literatura erótica y divertida. Cartografía del tren (Premio de Poesía María Luisa Ocampo, 2012) de Yelitza Ruiz es un libro que hace un recorrido por estaciones temáticas con los que el lector se identificará: la muerte, el abandono, el terror, la soledad. Al mismo tiempo, los versos se convierten en vías que le dan potencia a una máquina humeante de erotismo y calor. Cincuenta y dos vueltas de Alejandro Paniagua Anguiano, en donde las historias no tienen espacio para la sutileza y el glamour; el lector se enfrenta a finales perturbadores, alucinantes y de infinita tristeza. Salvaje de Edgar Camacho es una historieta brillante y alentadora, narrada con emoción notable. Es una obra que trata sobre la importancia de los afectos en nuestras vidas: los padres, los hermanos y los amigos están presentes. Subversivo de Josué Almanza (Puebla, Puebla, 1988) es una obra de teatro que nos presenta a cuatro chicas: Bet ב, Guímel ג, Dálet ד y Hei ה, que se encuentran en una prisión después de haber colocado artefactos explosivos para generar caos en una ciudad. Ninguna de ellas sospecha lo que les depara después de ser aprehendidas y encontrarse cara a cara con cuatro versiones distintas de una misma revuelta.


Ediciones Esqualo

Ediciones Esqualo es la primera editorial del siglo XXI nacida en la ciudad de San Pedro Cholula, Puebla, México. Sergio Cuateco Bueno es el director de la editorial que ya cuenta con tres títulos: Vende caro tu amor, de Sergio Cuateco; Los abrevaderos del ser, de Sergio Fong y la publicación más reciente: Palabras de perro, de Héctor Palacios, libro de minificciones que reflejan nuestra vida cotidiana: el desamor, la ensoñación, la lucha libre, la religión. Estos mini cuentos primero le harán al lector esbozar una sonrisa para después darse cuenta de que son historias mínimas cargadas de crítica y reflexión. Palabras de Perro tiene el peso de una cáscara de nuez, por su ágil escritura, y al mismo tiempo la contundencia de la pisada de un elefante por la cavilación que viene al terminar de leerlas.


Y ahora vamos con las revistas que también editan libros:

Cáspita

Instantáneas de Gerardo de la Torre, es uno de los libros editados de manera artesanal por Cáspita, y de la que Yolanda de la Torre se refiere: Como si elaborara retratos de fina fibra artesanal, en estas Instantáneas, breves crónicas de la amistad que compartió con petroleros, escritores y cineastas, Gerardo de la Torre dibuja a quienes hoy extraña. Lejos de los doctos ensayos académicos que detallan la calidad que alcanzaron las obras y los empeños de sus compañeros de oficio, De la Torre delinea, con mano que oscila entre un ácido sentido del humor y la nostalgia soterrada, a quienes forjaron y disfrutaron, junto con él, el cine, la lucha política, el béisbol y la literatura de nuestro país desde los años sesenta hasta el día en que partieron de este mundo.

Lo más reciente de esta revista/editorial atípica es ¡Narrativas de lo Extraño! Número 0, que resulta ser una publicación periódica, que en este número su principal tema es el alcohol. Los escritores que participaron en esta publicación fueron: Bibiana Camacho, Aliza Shvarts, Mariana Orantes, Gilma Luque, Elma Correa y Jorge Comensal; además de contar con las ilustraciones de Yécatl Peña y Carlos Dzul. Entre otras publicaciones que integran su catálogo se encuentran: El ocaso de la importancia y la importancia del ocaso, de César Rangel. Veintidós versiones de un dibujo de César Rangel, con textos de Bibiana Camacho y E. Pónz.


Cinosargo

Con más de 40 libros, Cinosargo se ha presentado en la Feria Internacional de Guadalajara, y ahora se encuentran incluidos en el Fondo Editorial Guanajuato. Cuentan con ediciones impresas y ediciones digitales de diversos géneros como el cómic, la poesía y la narrativa. Además, cuentan con traducciones y libros de ensayo. Sus colecciones son: “La canción de Charlie Melnick” (poesía) con títulos como Barrio sin dios de Danilo Pedamonte, En guerra con Chile de Víctor Munita Fritis y Le dan hueso de Andrea López Kosak. “Gilgamesh” (narrativa) en donde aparecen los libros Allende el retorno de Omar Pérez Santiago, Desborde de Josmar Conde y Nunca salí del horroroso. Relatos sobre la violencia en Chile. En las traducciones, la colección se titula “Pink Cigarette” y se han publicado libros como Cuatro Poetas Suicidas Chinos. Prefacio, notas, selección y traducción de Wilfredo Carrizales y Morgue y otros poemas de Gottfried Benn. Traducción de Daniel Rojas Pachas.


Penumbria. Revista para leer en el ocaso

Lupián, Ana Paula, POK, Mariano, Vikinga, Ramón, Edna y Aglaia han conformado un equipo que edita una revista llena de terror y espanto, de temas oscuros macabros, escritos por autores no solo mexicanos sino también españoles. Además de eso, Penumbria edita antologías con números temáticos y que nos dan a conocer lo más reciente del splatterpunk y del prime horror.

Hay que ser valiente para echarse un clavado y nadar profundo en el agua turbia de estas publicaciones. Historias de fantasmas, lo político, lo femenino son temas presentes en sus publicaciones hasta llegar al posterror, un concepto para conocedores y para lectores que disfrutan de textos que generan escalofrío.

Sus publicaciones parecen estar permeadas por una premisa: “el miedo es un secreto, un código misterioso entre lo que lo produce y la mente que construye  o traduce su significado”.

Sputnik

Música, literatura, cine, libros libres, ciencia y espacio se mezclan en esta revista. Bob Dylan dijo un día que quizá el mundo no podría quitarse el mazazo que el rock le dio a varias generaciones enteras. Y aunque el reguetón está cobrando más terreno cada día, el rock continúa siendo esa música que nos ayuda a despegar los pies de la tierra, a contracorriente y a mordidas. Este es el espíritu que rescata Sputnik desde Aguascalientes. Un recorrido estrambótico que fluye desde noticias geeks hasta Netflix, salpimentado de noticias de conciertos y exposiciones varias tanto en Aguas como en el resto del país.

Como ellos mismos dicen en su número especial de rock: “Esta revista aborda los episodios remotos y centrales del Antiguo y Nuevo Testamento de Kerouac; la emergencia del Post-Punk y la epopeya del New-Wave-Acid-House-Revival-Disco-Underground en México a través de las pequeñas obras de grandes y chingonas bandas”.
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios