Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

“Buscando a Dory”: El ABC del universo Pixar

Vale la pena preguntarse si “Buscando a Dory” cumple con todas las expectativas generadas. ¿Sus buenas reseñas son justas, directamente proporcionales a la calidad de su historia?

29 julio 2016

/

Cinetiketas | Por Jaime López Blanco | 


El simpático y olvidadizo pez hembra azul de “Buscando a Nemo” está de regreso, ahora encabezando esta especie de secuela/spin-off de un film que, en el 2003, tuvo gran éxito de recaudación y de críticas. Trece años después, nuevos y viejos integrantes de las familias podrán sumergirse en las salas para conocer o recordar, respectivamente, a la pandilla acuática que apareció por primera vez en el periodo mencionado.

Lo cierto es que, cuando esta columna se publique, “Finding Dory” habrá logrado rebasar la histórica cima de la taquilla animada estadounidense-canadiense, la cual estaba en poder de “Shrek 2”, y se convertirá en la tercera película con mejores ingresos en toda la existencia de “la casa del ratón” (Buenavista/Disney). 

En virtud de todo lo anterior, vale la pena preguntarse si “Buscando a Dory” cumple con todas las expectativas generadas. ¿Sus buenas reseñas son justas,  directamente proporcionales a la calidad de su historia? Cabe recordar que el cine también es un ejercicio de subjetividad, pero esto no impide darse cuenta de evidentes e indefendibles bodrios. Este no es el caso.

Debo confesar que la anterior película de “Dory”, de hace más de una década, no me dejó muy satisfecho. De hecho, no es una obra que recuerde como lo mejor de la firma Pixar. Eso sí, su técnica de animación era digna de reconocerse, sin reproche alguno. En aquella ocasión, el personaje de “Dory” fue precisamente el que me pareció el más encantador. Ahora es la protagonista y es tan grande su carisma (se le escuche en español o en inglés) que irradia ternura en cualquier océano de este mundo.

“Dory” es un ser que padece de memoria a corto plazo, lo que la hace diferente y convierte en una especie de paria entre los “normales” en materia de retentiva mental.  Además, es arrebatada, impulsiva, cuestión que le preocupa a “Marlin”, el papá de “Nemo”, ya que éste lleva su vida con un método o una rutina más cauta y ortodoxa. Luego entonces, esas diferencias, esas particularidades la hacen más especial, única.


De lo anterior, se puede evidenciar el primero de los tres principios básicos de la productora de la lámpara saltarina, regalar el protagónico a los  menospreciados, a las minorías marginadas (el “Remy” de “Ratatouille”; la grúa vieja y abollada de “Cars 2”; el anciano de “Up”; la antiprincesa de “Brave”).

Utilizar el “esqueleto” narrativo de la búsqueda de algo o de alguien, e incorporar en el camino a personajes memorables, junto con equilibradas dosis de comedia, aventura y drama, conforman el segundo principio fundamental de la casa Pixar. Ocurrió con “Wall-E” en su rescate por “Eve”; con “Alegría” y “Tristeza” en “Intensamente”; o con “Woody” y “Buzz” en la trilogía de “Toy Story”. Aquí “Dory” busca a sus padres, y en su odisea encuentra a grandes personalidades, tales como el pulpo “Hank” (memorable carácter) o “Destiny”, la amiga ballena con problemas visuales.

Finalmente, Pixar tampoco hace a un lado a su tercera característica sustancial: la exquisita técnica de elaboración y un cortometraje (en este caso, uno que funciona como muy buen prólogo de la historia marítima).

¿El resultado? Un filme divertido que, a pesar de sentirse poco original o novedoso, sabe contarse, ya que sus creadores entretejen hábilmente todos los hilos, con lo cual logran mantener atentos tanto a grandes como a chicos.

No la considero una de las mejores cintas producidas por el estudio Pixar (principalmente por lo que respecta a su guión), pero tampoco es una pérdida de tiempo. Se deja ver y provoca constantes sonrisas. Mención honorífica a la secuencia de acción en la que se disminuye la velocidad de los frames y se resalta en primer plano el melódico clásico de jazz de Louis Armstrong, “What A Wonderful World”. Muy buena escena, sin desperdicio alguno.
TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios