Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Letrinas: Contrato de actuación

Tiempo después, cuando entré al estudio, los actores que ensayaban para la filmación dejaron sus parlamentos a medias.

22 febrero 2021

/
Contrato de actuación

Por Marianela Labrada Hernández

Cuando entré al estudio los actores que ensayaban para la filmación dejaron sus parlamentos a medias y H, mi director, suspendió en alto la mano con que los guiaba. Después la fue bajando lentamente y se hizo un silencio pesado.

— Ven conmigo— dijo, y  ya no tuve que preguntar si había llegado. Fuimos juntos hasta mi camerino. Abrió la puerta como si nos presintiera, y se quedó parada en el umbral.

— ¿Qué te parece?— Me interrogó H con más curiosidad en los ojos que en la pregunta.

Si me negaba a aceptarla los raitings de la serie se irían al piso. Era un derecho que me otorgaba el contrato de actuación para proteger mi imagen. Interpretaba el protagónico, y aunque faltaba un año para concluir la grabación, necesitaba irme por un tiempo. H tenía razones para estar nervioso. Los demás directores le habían advertido que trabajar con actores humanos en esta era, representaba un riesgo. Pero él insistía en contratarnos y sus series eran las más vistas. En su equipo los actores programados solo trabajaban eventualmente, como dobles en escenas de peligro.

La miré detenidamente y pensé en si ella sería capaz de interpretar la pregunta que H me dirigía; o la asimilaba literalmente, sin comprender el lenguaje extra verbal en toda su extensión.

—Puedo entenderlo— dijo, y reparé en su mirada (la mía), en esa forma de apretar los labios que tiene (tengo) para asegurar algo.

H estaba asustado. Me conocía desde hacía una década. Eran muchos los papeles que había interpretado bajo su dirección. Sabía además que ella, mi yo robótico, era demasiado perfecta. Para H, en cuanto al físico resultaba imposible que una mujer humana no sintiera celos de aquel rostro, que nunca tendría una arruga (a menos que se la programaran). De aquellas tetas que no cederían ante los embates del tiempo. Cómo no envidiar su vientre plano y sus nalgas perfectas, sus muslos sin celulitis, sus piernas que no conocían las várices.

Era demasiado para asimilarlo en tan poco tiempo. Apenas una mañana para conversar con ella. Conmigo misma, pues en pocos minutos copió mi tono de voz, mis gestos. Hasta mi forma de caminar la había copiado antes de sentarme. H estaba seguro de que me había incomodado la sustitución y temía que aquello afectara nuestra amistad. Pero al mediodía, al despedirme, le dije que estaba de acuerdo, y firmamos la cláusula modificativa del contrato.

Tiempo después, cuando entré al estudio, los actores que ensayaban para la filmación dejaron sus parlamentos a medias y H, suspendió en alto la mano con que los guiaba. Después la fue bajando lentamente y con su mejor sonrisa vino hacia nosotros. Me besó. Los demás actores, los camarógrafos y el personal de apoyo nos rodearon. Ella también me felicitó.

Antes de irse me dijo que sentía envidia. No supe de qué hablaba y me quedé en silencio. Fue la única vez en que no me molestó su habilidad para leer la mente:

—Tu hijo. Dar vida no programada. —Aclaró— es algo en lo que jamás podré copiarte.


TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios