Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Todos odian a Phil Collins… menos yo

¡Medio mundo ODIA a Phil Collins! ¿¡Qué demonios!? De verdad no puedo entenderlo ni explicarlo.

28 septiembre 2016

/



Call me old fashioned... please! | Por Mónica Castro Lara | 


¡Oigan! Comienzo mi artículo sintiéndome bastante desconcertada... y eso no es nada bueno. En esta ocasión, decidí escribir sobre uno de los artistas favoritos de mi papá al ser septiembre el mes de su cumpleaños (¡feliz cumpleaños Pa!). Además, ahora que hago memoria, fue exactamente él quien se encargó de "presentarme" a tan distinguido artista inglés; estoy hablando del buen Phil Collins. Pues bien, regresando a mi estado de desconcierto, una vez que revisé su biografía, vídeos, otros artículos y demás, resulta que... ¡medio mundo ODIA a mi Phil Collins! ¿¡Qué demonios!? De verdad no puedo entenderlo ni explicarlo. Resulta que hace un par de años, hasta se juntaron firmas para que Collins no volviera a grabar un álbum nuevo... mi corazón se hizo chiquito, se los juro; ahora imagínense qué piensa Phil de todo esto. Es raro leer que, junto con Michael Jackson y Paul McCartney, Collins forma parte del único trío en la historia de la música que ha vendido más de 100 millones de álbumes en sus carreras como solistas y a la vez dentro de una banda, y al mismo tiempo leer que un montón de críticos y criticones, lo odian, lo aborrecen y hasta hablan de un género musical denominado "Phil Collins" que es sinónimo de música mierdera. A eso me refería cuando les dije que me sentía desconcertada.

A final de cuentas, lo que la gente diga y haga en contra de la música de Phil Collins, me debe valer un reverendo comino, porque si a mí me hace sentir algo –por minúsculo que sea- eso es lo único que debe importarme. Así que: soy FAN de Phil Collins y se pueden ir directo al diablo si es que no les parece. Bien. Dicho eso les cuento que uno de mis tantísimos dones es que me sé de memoria casi al 100% el disco "Serious Hits... Live!" que, como su nombre bien lo indica, Collins grabó en vivo desde Alemania por ahí de 1991. Es un disco fantástico, de verdad, recopila a la perfección sus éxitos de ese entonces y la versión de "Sussudio" en vivo es mi eterna favorita, muy por encima de la original. Sé lo que están pensando y sí, justo esa canción es la que aparece en la película “American Psycho” justo cuando Christian Bale, o bueno más bien Patrick Bateman, anda en pleno trío sexual con un par de prostitutas y hasta les dice todo un speech sobre ‘Genesis’, su evolución musical, Collins como solista y bla bla bla. Si a un personaje como Bateman le iba a gustar “Sussudio”, ¿a mí por qué no? Y si de películas se trata, uno de mis momentos favoritos en "The Hangover" (para que se den cuenta de mi vasto gusto en películas y música, hahaha) es justo cuando aparece Mike Tyson y hace un buenísimo "air drum" de la parte más icónica de la canción "In the air tonight", para después madrearse a Zack Galifianakis en su papel inolvidable de Alan Garner. Cuando pienso en Collins, la verdad es que sí lo relaciono mucho con mi infancia, pubertad y adultez (¡uy!) y me encanta su voz, sus letras y  su forma tan especial de incluir a la batería en muchas de sus canciones.



La vida de Philip David Charles Collins hubiera sido muy diferente de haber seguido con su carrera de niño actor. Sí, en serio, Phil estaba destinado a ser actor y de hecho sí hizo un par de películas y cameos una vez que ya era Phil Collins, pero lo suyo lo suyo, por supuesto que es la música. Nace un 31 de enero en un distrito al oeste de Londres llamado Chiswick (me suena a queso), hijo de Winifred y Phillip que fueron los que despertaron su buen oído musical y su pasión por la batería, al regalarle un juguete de dicho instrumento a la edad de 5 años. Después de pocos años, y al no tener clases como tal de música, comienza a diseñar su propio método para repetir melodías y aprendérselas: 

“… siempre sentí que si podía tararear o chiflar algo, podía reproducirlo en la batería… para mí eso era suficiente, aunque esa actitud es pésima”. 

Según esto, hasta la fecha, le cuesta algo de trabajo leer las partituras como tal y prefiere un método más “rudimentario” para componer. Se lo aplaudo totalmente. Por supuesto que para el pequeño Phil, Ringo Starr sería uno de sus ídolos e inspiración para su vida futura como baterista, con decirles que hasta se le hizo realidad conocerlo cuando era sólo un niño, ya que actuó como extra (extra del extra del extra) en la película “A Hard’s Day Night” de 1964, como parte del público en una de las presentaciones de The Beatles dentro del film. Me tomo una pequeña pausa para contarles que en este preciso momento estoy escuchando otra de mis canciones favoritas de Collins, “A Groovy Kind of Love” que es un cover de la banda “The Mindbenders” y que es mucho más popular con la versión de Phil. Recuerden que me gusta lo cursi, así que tenía que ser obvio que me guste tanto; la letra de la canción es lindísima y me parece que Collins hace un muy buen arreglo y le imprime su sello personal de inicio a fin. Es considerada como una de las canciones más solicitadas en las bodas, por oooobvias razones. En fin, regreso a lo que estaba. Durante su infancia y adolescencia –cuando ya le pagaron sus clases de música-, es buen estudiante, le gusta el jazz y las “big bands”, le gusta la actuación y forma un par de bandas con sus amigos, nada del otro mundo.



Es en 1970 (a la edad de 19 años), mientras leía una revista de música, que se topa con un anuncio de la banda ‘Genesis’ en donde solicitaban un baterista “sensible a la música acústica”. Ahí, justo ahí, es cuando le cambia la vida. Les he contado mil veces que es imprescindible estar en el lugar y momento adecuados para tener un golpe de suerte de tal magnitud, así que no hay que desesperarnos, seguro nos llega o ya llegó. Las audiciones fueron en casa de los papás de Peter Gabriel (¡qué frase tan random!) vocalista de la banda y mi buen Collins fue el primero en llegar, pero decidió ser de los últimos en pasar (mañoso el muchacho), así que mientras el día pasaba se dio un chapuzón en la alberca de los señores Gabriel y escuchó con determinación las audiciones de los que iban llegando hasta que por fin fue su turno. Obviamente a esas alturas sabía exactamente lo que la banda quería y se quedó con el puesto… puestazo diría yo. Durante 5 años, Phil fue el baterista, percusionista y corista de la banda, participando en los que son considerados los mejores álbumes de Genesis y los primeros referentes del rock progresivo y música folk inglesa, experimentando con sonidos, letras diferentes, diseños de portada extraños y con presentaciones basadas en la teatralidad. Realmente no sería ético de mi parte hablar de Genesis en la era de Peter Gabriel porque en realidad no estoy muy familiarizada con su trabajo, pero seguramente a ustedes les gusta y mucho; la mayor parte del odio hacia Phil Collins se fundamenta en el cambio radical y muy comercial que tuvo la banda tras la partida de Gabriel. En una movida considerada como peligrosísima para cualquier banda, Peter Gabriel decide abandonar al grupo en el ’75 por distintas razones y ahí es cuando Tony, Mike, Steve y Phil tienen que tomar la decisión de seguir o no con la banda. Entrevistan a más de 400 posibles cantantes hasta que de plano Collins dice: “¿y si lo hago yo?” y nuevamente se quedó con el puestazo, a pesar de ser el chaparrito, calvo y feo baterista. En alguna entrevista dijo que la transición había sido bastante fuerte y difícil porque, de estar en la parte de atrás del escenario “protegido” por su instrumento favorito, ahora tenía que estar adelante sin un apoyo teatral como el que solía tener Peter –con esos trajes, esas máscaras y maquillaje tan extravagantes- y bueno… lo hacía sentir bastante incómodo y como si estuviera desnudo. A final de cuentas pudo hacerlo y bien.

Cuando críticos de música y sus propios fans daban a la banda por muerta, fue esa decisión tan arriesgada la que le dio vida otros 20 años más, montones de discos vendidos, premios, giras agotadas etc. etc. etc. Cuando osan criticar a Collins por la supuesta redirección de la banda hacia algo más pop y comercial, me pregunto si al resto de los integrantes les pusieron unas pistolas o unos grilletes para grabar los 9 álbumes que siguieron tras la partida de Gabriel. En serio. Todos los miembros (que al poco tiempo eran sólo 3), escribían las canciones, tocaban y hacían su trabajo como cualquier otra persona, así que la responsabilidad NO recae en Phil ¿Ok? Canciones y éxitos como “Hold On My Heart”, “Tonight, Tonight, Tonight”, “Land Of Confusion”, “No Son Of Mine”, “Invisible Touch”, “Follow You, Follow Me”, “That’s All”, “Mama”, “In Too Deep” y “I Can’t Dance” son ¡BUENÍSIMAS! En este caso sí estoy familiarizada con esas canciones y vaya que me gustan. ¿Quién no ha hecho el pasito de “I Can’t Dance”? ¡Eran los años 80! Y la música de Genesis en esa época es claro reflejo de ello o viceversa, y no dudo que influenciaran a otros grandes artistas. Además, si de sacrificios se trata, Collins sacrificó su primer matrimonio, a sus dos hijos y a sus dos perros por la banda. En 1980, tras varias peleas y un ultimátum de su esposa, se divorcian, dejando a un Phil bastante afectado, dolido, enojado e inspirado para crear su propio material que comenzó con la gran leyenda que es Collins. ¿Ven? No sé exactamente cómo pero pudo manejar y gestionar perfectamente su carrera como solista y estando en Genesis al mismo tiempo durante 16 años o más.



Su primer álbum individual, “Face Value” fue un exitazo así como los otros 7 álbumes que grabó sin la banda y con ayuda hasta del mismísimo Peter Gabriel, entre otros artistas famosos. Mucho del odio hacia Collins también es por una supuesta sobreexposición durante los años 80 y 90… “… cuando querías huir de esas tonaditas, prendías la televisión y ahí estaba de nuevo. El Sr. Collins”.

Obviamente la fama de Collins creció como la espuma y, como ya les comenté, los álbumes, las giras, los premios, no dejaron de llegar. Colaboró con otros artistas de la talla de Eric Clapton, ya fuera como productor, baterista, corista y demás. Adelantándome mucho a finales de los noventa, ganó un Oscar a Mejor Canción Original por “You’ll be in my heart” de la película de Disney ‘Tarzán’, que es increíble, además de aventarse a cantar en español, francés y un montón de idiomas más (aunque no lo hace taaaan bien, pero se lo perdono). Y comenzó una buena relación con Disney en donde colaboró también con la película “Tierra de Osos” (que por cierto nunca he visto) y con algunas partituras más para el musical de Tarzán.

En 2011 después de la gira de reencuentro de Genesis, decide retirarse tras unos… ¿41 años de carrera? Pff… merecido se lo tenía. Desafortunadamente unos años (¿meses?) después, debido a una fuerte lesión en las vértebras, perdió cierta motilidad en las manos y dejó de tocar la batería y según hasta la fecha sigue sin poder hacerlo como solía. Trató de ser menos fatalista y le dijo a sus fans que cosas más terribles le sucedían a la gente todos los días y que necesitaría de terapia y tiempo para recuperarse. Pues bueno… Platicando con mi hermana, me parece que su vida ha sido bastante lineal, sin demasiados dramas o escándalos (o bueno, uno que otro, como su alcoholismo hace un par de años); ha trabajado mucho en lo que le gusta y en lo que sabe hacer bien y eso le ha traído inmensas satisfacciones, pero también problemas interpersonales y de inseguridades, pero sus ganas de retirarse, “vivir bajo una roca” –como bien menciona en un par de entrevistas recientes-, alejarse de los medios y de los estudios de grabación, no se debe para nada a eso y hasta lo mencionó en su página oficial en su momento; simplemente tomó la decisión para comenzar a vivir la vida familiar que tanto se le solicitó a través de los años, con una ya tercera ex esposa y 5 hijos que prácticamente no conocía.

¿Mis canciones favoritas de Phill Collins? Uff… agárrense que son varias: “Against All Odds (Take a Look at Me Now)”, “I Don't Care Anymore”“Separate Lives” (que la versión en vivo me encanta y les confieso que fue una de las primerititas canciones que yo traduje solita con lápiz y papel en mano, y me parece mucho más llegadora que Against All Odds), “True Colors” (sí, ese cover de Cindy Lauper), “Do You Remember?”, “Easy Lover”, “Take Me Home”“You Can't Hurry Love” (que en las Dixie Chicks también suena re bien y es un cover de por sí), “Another Day in Paradise”, "Who Said I Would”, “One More Night” "Inside Out", "Doesn't Anybody Stay Together Anymore" y las que obviamente ya les mencioné en párrafos anteriores.




Ganador de Grammys, Brit Awards, Golden Globes, un Oscar, un Disney Legend Award, con una estrella en el Paseo de la Fama, perteneciente al Songwritters Hall of Fame, al Rock and Roll Hall of Fame como miembro de Genesis y la lista sigue y sigue. Decidí titular así mi artículo porque tras mi pequeña investigación, de verdad sentí como si fuera la única que no lo odia y me imagino que así deben sentirse muchas personas más. Me encanta Phil Collins, me cae bien, me gusta que nunca dejó de ser quién era y siempre ha dicho las cosas tal y como las piensa y finalmente, me fascina en su etapa más popera, más comercial, más cursi y más ochentera. Según el próximo mes sale a la venta su autobiografía... ya veremos qué tal. Y no es el único libro que ha escrito, también redactó uno sobre su extraña obsesión por “El Álamo” y su colección personal de objetos correspondientes a dicho momento histórico, tanto así que los donó a un museo (ahora no recuerdo cuál). ¡Ah! ¿Y les mencioné que es papá de la guapísima actriz Lily Collins? Ella me encanta y me cae muy bien, así que puntos extra para mi amigo. Ojalá nos quede Phil Collins para rato y, si de plano ya no saca álbumes nuevos, me quedo contenta de poder escuchar una y otra vez el legado de canciones que amable y modestamente nos dejó.

_________________________________________________________________________________________________________________
La Autora: Publirrelacionista de risa escandalosa. Descubrió el mundo del Social Media Management por cuenta propia. Gusta de pintar mandalas y leer. Ácida y medio lépera. Obsesionada con la era del jazz. Llámenme anticuada… ¡por favor!



TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios