Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

«A veces el amor es un cactus» de Andrea Muriel

La autora toma la estafeta de todos los que una vez fuimos incendio.

05 febrero 2020

/
Les presentamos una reseña sobre el primer libro de Andrea Muriel, ‘A veces el amor es un cactus’, publicado por Osa Menor. El libro se va a presentar este jueves 6 de febrero en la Ciudad de Puebla en Musa Cultura Visual, a las 8 pm.


LO ANTERIOR
César Bringas
Fotos Mónica Garrido / Osa Menor

Cristina Rivera Garza dice que el amor es aquello que no sabemos que pasó sino hasta que pasó, entonces se convierte en lo anterior. Ya no recuerdo quién me dijo que la felicidad y el amor son como un ovni, todos hemos oído historias sobre ellos, o conocido a alguien que conocía a alguien que conocía a alguien que fue testigo, pero nadie de nuestro circulo cercano ha visto uno. Martha Mega dice que no existen los poemas de amor y desamor, son poemas de ardidas. Todo un nuevo campo en la poética.

Durante mucho tiempo yo escribí poemas de ardidas, yo era una de ellas, más cerca de la zarza ardiendo en el monte que a una persona. Si no me ataca la tristeza, y es un buen día podría decir incluso que yo fundé el género, antes de que Martha le pusiera nombre. Luego lo dejé, y hui, y bajé del monte, apagué mi llama e hice otras cosas, una de ellas ha sido tomar la prosa y dejar el verso.

En A veces el amor es un cactus, Andrea Muriel toma la estafeta de todos los que una vez fuimos incendio, para recordarnos que el amor y el desamor se parecen más de lo que creemos, y que un buen día también desaparecen. Aunque no nos demos cuenta. Aunque nos demos cuenta. El amor, ya lo dice la canción y lo reafirma Muriel, es una ilusión/ de tu pensamiento/ que te hace hacer cosas/ así funciona el corazón.


Más allá de las frases trilladas o el lugar común, en su libro, Muriel utiliza recursos de la poesía más contemporánea, como las redes sociales, para huir de la formalidad y no caer lo más pesado del amor/desamor como podría ser lamernos las heridas siempre con las mismas fórmulas. Haciendo uso de la imagen del cactus como alegoría del amor, nos cuenta la historia de una pareja que no sabe cuando muere la planta y cuando el sentimiento, es difícil saber ambas cosas, aunque las estemos viviendo y aunque haya bibliografía en abundancia para saberlo, a veces necesitamos recurrir a Google para confirmarlo. Debo confesar que después de leer el libro de Muriel quise ponerme a escribir. Que un libro te dé ganas de escribir es quizá como un anuncio de comida que te da hambre.



Últimamente siento que la poesía es más una biografía de la ética personal, antes que de las emociones o de los hechos, la poesía como un sistema de pensamiento, que ayude a explicar de manera más concisa el mundo. El amor, creo, es la última antigüedad que nos llegó del siglo XIX, más o menos intacto, por lo tanto pertenece al mundo, aunque sus causas y consecuencias pertenezcan más al ambiente sobrenatural y la poesía siempre nos ayudará a entender cuando se vuelva anterior.

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios