Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Lucy: ¿El debraye existencial de Luc Besson?

En apariencia, "Lucy" nos presenta una historia de una mujer enpoderada y "pateatraseros" que, debido a la absorción de una nueva droga en su estómago, logra una mejor utilización de su capacidad cerebral.

03 septiembre 2014

/


Cinetiketas-
Por Jaime López Blanco-

Luc Besson, cineasta de origen francés, ha logrado obtener, gracias a  la "Lucy" de Scarlett Johansson, su película más taquillera como realizador y la tercera más billetuda como escritor. Y eso que en su filmografía  se destacan obras sumamente atractivas como "La femme Nikita" (1991), "El quinto elemento" (1997), "Juana de Arco" (1999), "The lady" (2012), "The family" (2013), o, su considerada obra de culto, "The professional" o "El perfecto asesino" (1994) según su título en español; ésta última protagonizada por una muy joven Natalie Portman, el actor francés Jean Reno, y, el multifacético Gary Oldman.

En apariencia, "Lucy" nos presenta una historia de una mujer enpoderada y "pateatraseros" que, debido a la absorción de una nueva droga en su estómago, logra una mejor utilización de su capacidad cerebral, lo cual, en consecuencia, trae consigo un mayor y mejor desarrollo de sus capacidades físicas y sensoriales. Todo esto dentro de un marco contextual lleno de mafiosos, narcotráfico y un argumento con sabor especie a vendetta femenina. Sin embargo, "Lucy" es, al mismo tiempo, todo y nada de eso.

La fórmula con la que Luc Besson arma el exterior de la película es solamente un "gancho” para vendernos una historia, la cual trata de salirse del canon de sus ya memorables películas de acción: hay secuestros como en el guión de su "Taken" (2009); y, existe una protagonista gallarda y súperpoderosa como su "Nikita" o como su Leeloo (Milla Jovovich) de "El quinto elemento"; pero ahora se incluye -en el interior del film- un montaje con escenas sobre la supervivencia terrestre, sumado a ciertas reflexiones acerca de la preservación del conocimiento humano. Es la oda al existencialismo versión Luc  o el debraye filosófico Bessoniano que no se puede olvidar de su acostumbrada dosis de acción.

Lo que se nos ofrece es una historia entretenida y corta (apenas dura 90 minutos), la cual, a simple vista, pareciera entrar en los terrenos de lo absurdo, pero que dejándose llevar por la inercia de su argumento se disfruta amplia y satisfactoriamente. Claro, no es una película redonda y parece que se estanca algunos minutos a la mitad; sin embargo, es una cinta muy amena.

Morgan Freeman otorga -como de costumbre- credibilidad y prestigio al filme, interpretando a un teórico del conocimiento del cerebro humano, mientras que Scarlett Johansson es capaz de soportar un protagónico sin ayuda de ningún Avenger. Ahora el gran poder que muestra es su mente, y su misión es sobrevivir para evolucionar eternamente.  La joven actriz muestra fuerza, seguridad, carisma y cierta vulnerabilidad en su interpretación, aunque le falta la espontaneidad de su Charlotte de "Perdidos en Tokyo" (Lost in translation, 2003).

Por lo que respecta a los efectos visuales, se nos presenta una onda muy al estilo de "Matrix", aunque el CGI (Imágenes Generadas por Computadora) no está del todo definido. La edición es ingeniosa, sobre todo en la primera parte de la cinta, porque se nos cuenta a través de paralelismos visuales o metáforas parte de las situaciones del personaje principal.

En general, "Lucy" es una película más que "palomera", ya que no sólo sabe a mantequilla, sal, dulce o queso, sino que induce a probar un poco de reflexiones filosóficas en torno a la verdadera trascendencia y evolución de la especie humana: ¿Por qué el hombre se inclina más a tener que a ser?; ¿El conocimiento produce caos o es la ignorancia la causante de dicho estado?

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios