Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Pulp Fiction: 15 datos que -quizá- no conoces de la obra maestra de Tarantino

La obra maestra de Quentin Tarantino vuelve a nuestras salas de cine 20 años después de su estreno. Aquí 15 claves que no conoces.

03 diciembre 2014

/
La obra maestra de Quentin Tarantino vuelve a nuestras salas de cine 20 años después de su estreno. Hoy en día Pulp Fiction se mantiene en los primeros lugares de los mejores filmes de la historia según IMDB (puesto 5) y Film Affinity (puesto 10). Antes de arrasar en las salas americanas, ya había pasado por el más exigente de los festivales de cine internacionales: Cannes. Ahí Tarantino logró hacerse con la Palma de Oro, el máximo premio. Nada mal para una cinta en la que se menciona la palabra fuck 265 veces.

Es por eso que compartimos este bien logrado artículo de Manel Carrasco publicado en el blog de filmin, sitio especializado en cine. Una joya. Por cierto, no dejen de ir al cine a ver la peli, la experiencia vale la pena y para los más cinéfilos resulta hasta 'sentimental', además no creo que vuelva en cinco o diez años a las pantallas grandes de nuestro país.



Por Manel Carrasco |

Nos hacemos viejos. Hace no tanto, un clásico era una película en blanco y negro en la que los personajes vestían gabardina y se besaban juntando las cabezas, y la música era de Max Steiner. A veces el film en cuestión se exhibía en la epatante escalera cromática del Technicolor, con Charlton Heston en falda corta y James Dean rebozado en lúbrico petróleo, pero el efecto era el mismo: cine antiguo, de nuestros padres y abuelos, de sesión doble y No-Do dando la turra con los pantanos del Generalísimo. En general, no llegábamos en verlos en pantalla grande, si no era en la Filmoteca o en un cineclub de provincias. Los clásicos se estrenaban antes de que naciéramos, pero mucho, muchísimo antes.

Y un día te despiertas, te sirves tu leche con galletas, te ajustas la dentadura, coges el bastón, rezas dos avemarías, te calzas las pantuflas, pones el “Saber vivir” en la tele, te vas a tu cuenta de filmin, abres el catálogo, buscas Pulp Fiction… y descubres que te estás haciendo viejo. Porque la película de Tarantino, señoras y señores, es de 1994, y tú recuerdas cuándo se estrenó, recuerdas verla en el cine. Han pasado 20 años, la película ha quedado fijada en la memoria colectiva, ha sido imitada, referenciada, revisada y homenajeada, pero nunca superada. Vince y Mia en el Jack Rabbit Slim’s, la tirita de Marsellus, HonneyBunny, una maleta misteriosa, Ezequiel 25:17, el señor Lobo pidiendo calma, el reloj de Butch, un cuarto de libra con queso… Los que han visto la película conocen los referentes, y los que no a menudo también. Un clásico, ni más ni menos. Uno que hemos visto en los cines. Nos hacemos viejos.

1-Tres cortos: En 1990, Tarantino y Roger Avary se lanzan a producir un corto. El proyecto deriva a un largo de tres episodios, movido por el interés del director en trabajar los diferentes registros que permiten tres historias más o menos independientes. Avary escribe “Pandemonium Reigns”,  que se convertirá en el segmento del boxeador y el reloj dorado. Tarantino por su parte plantea la historia de unos atracadores cuyo último golpe sale fatal. Su relato toma cada vez más fuerza y acaba por alzar el vuelo en solitario. Pasará a la historia bajo el nombre de Reservoir Dogs (1992).

2-Amsterdam: Tras el rodaje de su opera prima, Tarantino se instala en Amsterdam y retoma el proyecto junto a Roger Avary. Tras enhebrar la historia de Butch, Tarantino se sirve de dos escenas eliminadas del guión de Amor a quemarropa (1993): la casualidad que permite a Vincent y a Jules esquivar las balas y la absurda muerte del topo de Marsellus en la parte de atrás del coche. Dos momentos, por cierto, escritos por Avary. La estancia de los dos guionistas en la capital de Holanda explica todas las referencias de la película a dicha ciudad. También, por supuesto, la Royale con queso y la asquerosa manía de los europeos de poner mayonesa en las patatas.

3-Miramax: Una vez han finalizado el guión, Tarantino y Avary vuelven a Los Angeles. Allí, junto al productor Lawrence Bender, venden el proyecto a Jersey Films, una productora participada por Danny DeVito. El interés que despiertan es tan grande que el guión se vende sin que nadie haya visto Reservoir Dogs. El problema es que ni Jersey Films ni A Band Apart, redientemente creada por Tarantino y Bender, tienen suficiente capital como para financiar la película. Todos se frotan las manos cuando TrisStar Pictures entra en la terna como garantía de que habrá dinero suficiente, pero lo que tenía que pasar acaba pasando: el guión asusta a los mandamases de la productora, por su estructura y su contenido, por su fondo y su forma. Vuelta a empezar. Es en este punto cuando Bender tiene la brillante idea de enseñar el guión a los hermanos Weinstein, que dirigen Miramax. Tiene guasa, si tenemos en cuenta que acaban de ser comprados por Disney: el conservadurismo y la mojigatería del tío Walt deben convivir con el desparpajo y la irreverencia de QuentinTarantino. Miramax produce la película sin dudarlo. Pulp Fiction hará de la productora una de las puntas de lanza de los 90 y convertirá a Harvey Weinstein en uno de los hombres más influyentes de Hollywood. La alianza entre productor y director se prolonga hasta la actualidad.

4-El cásting: Se podría hacer un artículo solamente con los mareos de reparto, el aluvión de nombres mezclados pero no revueltos que se barajan para conformar las tres historias de la película. Algunos son perfectamente lógicos. Otros… errr…

-Mia: La mujer de Marsellus tiene (y debe tener) los rasgos de Uma Thurman, pero la actriz rechaza el papel en un primer momento. Entran en competición nada más y nada menos que Isabella Rossellini, Alfre Woodard, Molly Ringwald, Halle Berry, Joan Cusack (¡Joan Cusack!), Anabella Sciorra, Meg Ryan, Holly Hunter, Amy Irving, Kim Basinger, Melanie Griffith, Daryl Hannah, Bridget Fonda, Meg Tilly, Patricia Arquette, Helen Slater o Michelle Pfeiffer. Julia Roberts queda descartada de entrada por sus exigencias salariales. De todas ellas, Michelle Pfeiffer es la preferida de Tarantino, pero va tan loco por conseguir a Uma Thurman que la llama desesperado y le lee sus diálogos para que reconsidere su decisión. El resultado es de sobras conocido.

-Jules: Tarantino descubre a Samuel L. Jackson en el casting de Reservoir Dogs y, aunque el papel es para Tim Roth, la verdad es que queda encantado. El rol de Jules se concibe especialmente para él. El problema es que el actor Paul Calderon hace un casting tan espectacular que a punto está de birlárlselo. Jackson vuela a Los Angeles, hace una segunda prueba y pone las cosas en su sitio. Calderon se queda con el papel de barman en el bar de Marsellus.

-Honey Bunny y Pumpkin: Tim Roth quiere trabajar con Amanda Plummer, así que se la presenta a Tarantino. El director va sobrado de ojo para ver el potencial de la situación y escribe los roles de Honey Bunny y Pumpkin exclusivamente para ellos.

-Butch: El papel del boxeador es uno de los menos definidos del proceso de casting. Entre los nombres que se barajan figura Matt Dillon, Mickey Rourke o (tatatachán) Sylvester Stallone. Bruce Willis quiere interpretar a Vincent, pero el papel ya tiene dueño. Tras una charla con su amigo Harvey Keitel cambia de idea, puja por el rol de Butch y acaba por calzarse los guantes y el pantalón corto.

-Kurt y Courtney: No hay un solo indicio serio sobre el tema, pero Courtney Love insiste a quién comete la imprudencia de sacarle el tema que Tarantino propuso que ella y Kurt Cobain interpretaran a Lance y a Jody. Darían el pego, pero el cineasta lo ha negado siempre.

-Vincent: En principio, no era Vincent sino Vic, su hermano, el que interpreta Michael Madsen en Reservoir Dogs. El problema es que Madsen prefiere participar en Wyatt Earp (1994) antes que volver sobre el personaje y Tarantino tiene que reescribir el papel. Huelga decir que el actor mete la pata, pero en su lugar una miríada de nombres se ponen en fila: Daniel Day Lewis, Mel Gibson o Liam Neeson quieren estar en el proyecto. Tarantino se planta un día en la puerta de John Travolta y le recuerda que un día fue grande, que se comía el mundo, que Bertolucci lo puso por las nubes. Ya lo tiene en el bote. Travolta será Vincent.

-Señor Lobo: Caballeros, antes de que empecemos a… desbarrar, dejemos las cosas claras: Solo hay un Señor Lobo posible. Tarantino escribe el papel para Harvey Keitel. ¿Alguien lo dudaba?

5-Bruce Willis: Aunque la película tiene un presupuesto muy limitado, Miramax quiere contratar al mayor nombre de estrellas posible. Para ello, y sin arrobarse lo más mínimo, plantean pagar el mismo sueldo a todos sus protagonistas. Pero estamos en los 90 y los actores cobran un pastizal desorbitado, a menudo un porcentaje muy significativo del coste total de una producción. ¿Quién querrá bajarse el sueldo por trabajar con una banda de majaderos que, por así decirlo, acaban de empezar en esto del cine? Su hombre es Bruce Willis, ni más ni menos. La estrella cobra cachés de infarto, pese a vivir un mal momento profesional, y sin embargo no tiene ningún problema en adaptarse al presupuesto. Tarantino está encantado con el actor, por su físico, por su disponibilidad y porque abre la puerta a que otros intérpretes hagan lo mismo. El fichaje de Willis valida el interés por el proyecto, lo sitúa en el mapa de las comidillas de Hollywood, y de paso inaugura la moda de las grandes estrellas que se bajan el sueldo para participar en películas de prestigio.

6-Roger Avary: El coguionista de facto de Pulp Fiction también es el principal damnificado de la película. Avary y Tarantino se conocen durante la adolescencia, trabajando en un videoclub. Tras años de sintonía total, Avary colabora en el guión de Reservoir Dogs… pero no aparece en los créditos. Más tarde, coescribe con Tarantino Amor a quemarropa… y sigue sin aparecer en los créditos.Durante su estancia en Amsterdam Quentin y Roger escriben Pulp Fiction… pero éste renuncia a la autoría del guión para recibir solamente un crédito por la idea y el concepto. Encima, el debut de Avary, Killing Zoe (1993) pasa desapercibido al ser considerado una burda copia de… Tarantino.El pobre Roger acaba hasta el gorro de su partenaire, lo acusa de robo y apropiación sistemática de sus ideas y la asociación se rompe. Avary desarrolla una carrera tirando a errática y en 2008 es detenido por provocar un accidente bajo el efecto de las drogas que acaba con un muerto. Actualmente trabaja en un biopic de Ian Fleming y ha dirigido una adaptación de Brett Easton Ellis que nunca verá la luz por problemas de derechos. Y mejor no le hables de Tarantino.

7-Ezequiel, 25:17: “El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos…” El pasaje de la Bíblia que Jules repite como un mantra es, al menos en parte, una invención. Sólo el final del parlamento se corresponde con la cita de Ezequiel 25:17, el resto pertenece a una línea de guión de Sonny Chiba en la película Karate Kiba (1976). Tarantino es un fan irredento de Chiba, una de las principales estrellas del cine de artes marciales de los 70, e incluso le da el papel de Hattori Hanzo en Kill Bill vol.1 (2003). Por cierto, la cita bíblica se escribe para el personaje de Harvey Keitel en Abierto hasta el amanecer (1996), pero se cae del guión y acaba en Pulp Fiction.

8-Hitchcock: Butch detiene su coche frente a un semáforo en rojo. Marsellus cruza la calle. Sus miradas se cruzan. Se reconocen. El momento precede una de las escenas más bizarras de la película, pero también es un homenaje a Psicosis (1960). Marion Crane huye con el dinero y se encuentra en un paso de peatones con su jefe, que la reconoce. La escena es idéntica.

9-Godard: La escena del baile en el Jack Rabbit’s Slim está inspirada en Bande à part (1964) de Jean-Luc Godard. Concretamente, en el bailoteo de Anna Karina y sus amigos que detiene la película durante unos minutos. La influencia del cineasta suizo se extiende hasta el mismo nombre de la productora de Tarantino: A Band Apart.

10-La maleta: Ni la codicia que despierta su contenido, ni el número de la Bestia como combinación para la cerradura, ni la luz anaranjada que despide su interior: la maleta que recogen Jules y Vincent no contiene nada en concreto. No es nada más que un MacGuffin. Eso sí, uno de los más famosos de la historia del cine. Inicialmente la maleta contenía diamantes, pero Tarantino lo considera demasiado banal y opta por dejar que el espectador dé rienda suelta a su imaginación. Que cada uno decida qué hay en su interior.

11-El lavabo: Cada vez que Vincent entra en un lavabo se organiza un maldito embrollo: la cocaína de Mia, el encuentro con Butch y el robo en el bar. De hecho, toda la película está sembrada de escenas que tienen lugar en lavabos y que parecen diseminadas de manera casual por un cineasta que no deja nunca nada al azar.

12-Quentin, ¿dónde está tu coche?: El Chevelle Malibu de 1964 que conduce Vincent en la película pertenecía a Quentin Tarantino. Y decimos “pertenecía” porque durante el rodaje de la película es afanado vilmente. Tarantino se queda compuesto y con película, pero sin coche. Caprichos del destino, el pasado 18 de abril el coche reaparece en San Francisco Bay, diecinueve años más tarde. Ni rastro de los ladrones.

13-El cogote de Marsellus: Marsellus entra en escena a partir de un primer plano de espaldas que nos deja ver una tirita en la nuca. Inicialmente, Tarantino planea que el primer plano sea frontal, pero entonces Ving Rhames se corta afeitándose y la visión de la herida cubierta despierta la imaginación del director. Un plano de espaldas, de la cabeza imponente cruzada por un vendaje adhesivo. No hay mejor presentación posible.

14-Tequila en un jacuzzi: Travolta no se droga. Vincent, en cambio, no le hace ascos al tema. ¿Cómo puede el bueno de Tony Manero interpretar a un personaje que va hasta las trancas si no tiene experiencia previa, si no sabe qué se siente? Un amigo de Tarantino tiene la solución: si se sumerge en una piscina de agua caliente mientras bebe tequila logrará una sensación razonablemente parecida. Dicho y hecho. Travolta y su mujer Kelly Preston pasan la noche en el jacuzzi del hotel, con una hilera de chupitos de tequila a mano. Hay que ver, los sinsabores de la vida laboral.

15-El orden correcto: Por si aún hay alguien que se pierda con el orden de las  historias, esta sería la secuencia cronológica de los hechos:

1.     El coronel Koons entrega al pequeño Butch el reloj de su padre.
2.     Jules y Vincent consiguen el maletín.
3.     Jules y Vincent conocen al Señor Lobo.
4.     En el bar, Jules perdona las vidas de HonneyBunny y Pumpkin.
5.     Jules y Vincent entregan el maletín a Marsellus, en presencia de Butch.
6.     Vincent sale con Mia, la mujer de Marsellus.
7.     Butch traiciona a Marsellus y debe huir.
8.     Butch se dirige a recuperar el reloj de su padre y se encuentra con Marsellus.


TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios