Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

10 consejos invaluables para la vida que aprendiste al ver Kill Bill

Por Rodrigo Macías | "Cultura Y" aborda artículos de interés para la generación Millenial con temas de pop culture.

23 enero 2015

/

Cultura Y | Por Rodrigo Macías |

1. Las apariencias no solo engañan, también matan.

Vernita Green pasó inadvertida como una ama de casa común de los suburbios (hasta que encontraron su cadáver sosteniendo una pistola en una caja de cereal) “haciendo el súper” y manejando su Mom-Van. Nadie se imaginaba que era una experta en asesinar con arma blanca.

¿Te imaginas cuántas oportunidades al día “mueren” en los negocios y el amor al no ser vistas porque están tapadas con “ropa fea” o “hablan chistoso”? Aprovecha y tómalas tú.


2. Si hay niños presentes, disimula.

Si Beatrix Kiddo pudo contener su sed de venganza con tal de no matar a Doña “Cabeza de Cobre” frente a su hija de cuatro años, nosotros, si vemos que hay un infante cerquita, seguramente podemos aguantarnos la leperada que vamos a decir o la muestra de egoísmo que nos disponíamos a realizar. ¿Qué tal si el chamaco sigue viendo la vida positivamente? Dejémoslo pues.







3. Da más placer llegar por el camino más difícil.

¿Porqué Bill no salvó su vida dejando que asesinaran a Beatrix tranquilamente en su camita (o mejor dicho, en su “comita”)? pues porque ¡qué chiste! Cuando siempre la libramos de la forma que cause menos líos, caemos en un círculo vicioso de hueva que termina chupándole a nuestra existencia todo el sabor que nos hace disfrutarla. Quizás estoy exagerando, o quizás no… mejor no esperes a averiguarlo y lánzate uno que otro desafío de vez en cuando.


4. Tu cuerpo obedece a tu mente, y ella a sólo tiene oídos para ti.

Si tú o yo nos quedásemos inválidos como la protagonista de Kill Bill, al no tener entrenamiento Samurái como ella, probablemente nos quedaríamos sentados por siempre aunque le roguemos a nuestro dedo gordo “una movidita”. Pero seguramente puedes lograr que tu cuerpo te obedezca en situaciones más cotidianas. A poco cuando le dices a tu mente: “hoy nos vamos a chutar la serie completa en Netflix” ¿no te obedece y hace que tu cuerpo se sienta “sin energía para moverse”? Lo mismo pasa cuando le das órdenes más productivas.



5. Por imposible que parezca hoy, puedes llegar a ser quién se te de la gana.

Seguro que cuando tenía nueve años, O-Ren Ishii no se imaginaba que once años después sería una de las mejores asesinas a nivel mundial. Fue su entrañable deseo por vengar la muerte de sus padres lo que la motivó a lograr su objetivo mayor. Así, tú también tienes la capacidad de obsesionarte intensamente con un deseo y vencer a las probabilidades para conseguirlo. Elige la motivación que quieras pero empieza hoy, que el tiempo se te acaba (no es indispensable que mueran seres queridos).


6. Para comenzar bien una relación con personas nuevas, actúa como ellos.

En la película, Hattori Hanzō toma en serio la petición de Beatrix para fabricarle un sable nuevo cuando ella comienza a hablar fluidamente japonés. Para sentirte libre, nunca deberías fingir ser alguien diferente, pero no lastima adoptar nuevas costumbres temporalmente “para probar” y poner un pie adentro. Está en nuestra naturaleza el aceptar a gente nueva una vez que les encontramos algún aspecto que se relacione con nosotros. ¿Te ha caído un poquito mejor un turista en México cuando se atreve a ponerle picante a la comida? Exacto.




7. Si tu opinión va en contra de la mayoría, dilo con tacto o te cortarán la cabeza.

¿Recuerdas qué le pasó a Boss Tanaka cuando expresó su disgusto porque la nueva líder de su grupo mafioso era una Chinese Jap-American half-breed bitch? Seguramente así conoces a algún jefe / profesor / etcétera inseguro que te hayas cruzado por la vida (y seguramente te cruzarás con más) con quien no puedes expresar una opinión contraria sin que se sienta agredido y busque castigarte severamente para reafirmar su autoridad. Bueno. Pues el consejo aquí no es quedarse callado, eso no debería pasar nunca, pero cuando hables, es más inteligente pensar bien el modo de hacerlo para que la persona con mayor “autoridad” no se sienta intimidada y no tenga razón para cobrártela caro.



8. Si tienes que dar un mensaje importante, dramatiza.

Cortando inesperadamente la cabeza del Boss Tanaka fue como O-Ren Ishii se aseguró que su equipo entendiera que su ascendencia era un tema de conversación sensible. En nuestra época atascada de información, es común que ignoremos uno que otro mensaje para evitar saturarnos y quedar zopencos de por vida. Si tienes algo importante que decir y quieres asegurarte de ser escuchado, no cortes la cabeza de la gente, pero sí dramatiza un poco el mensaje para que sobresalga del montón y se quede bien refugiado en la sesera de tus escuchas. Solo hace falta decirlo como nadie más (cuerdo y sobrio) lo haría.



9. Ofrece disculpas ahora o muere con tu remordimiento.

En una de las últimas escenas del filme, antes de que pudiéramos ver qué tan rosita era el cerebro de O-Ren Ishii, seguramente ella sospechaba que perdería la pelea contra Beatrix y por eso le pidió perdón antes de morirse con la culpa. Cuando la regamos, es más inteligente tragarse el orgullo y ofrecer disculpas inmediatamente a dejar que la culpa engorde masivamente comiéndose tu energía y alejándote cada vez más de aquella persona que evitas, por la vergüenza que sientes. Para que cuando veas otra vez a esa persona, a quien de seguro ni le importaba tanto lo que hiciste, puedas saludarla de frente sin tener que ocultarte tras tu gordis.


10. Deshazte brutalmente de TODO lo que se interponga entre tú y tu misión.

El consejo más importante que aprendimos al ver Kill Bill es sin duda el ya choteado “lucha por tus sueños”. Pero en serio, quizás no debamos asesinar a un escuadrón de asesinos profesionales y a un ejército de 88 locos Samurái, pero sí encontraremos gente mediocre que intente desanimarnos en cualquier deseo loco que tengamos, ya que esto los haría verse más mediocres ¿o no? Por eso corta de tajo la relación con gente o actividades que obstruyan tu camino y enfócate sólo en aquello (y aquellos) que te ayudan a subir, subir y subir.
 





















El Autor: Rodrigo Macías es co-fundador del estudio de diseño integral para emprendedores Ojo Terzo. Para leer su blog y conectar con sus redes sociales visita: http://ojoterzo.com | "Cultura Y" aborda artículos de interés para la generación Millenial con temas de pop culture.


TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios