Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

El ‘Piano Man’ se despide de México

Reseña del que quizá sea el último concierto del gran Billy Joel en tierras aztecas.

11 marzo 2020

/
Call me old fashioned… please! | Por Mónica Castro Lara |


O ‘Como un neoyorquino sorprendió a más de cincuenta mil personas al sentir tanto frío que pidió un abrigo, gorro, bufanda y unos guantes azules para su concierto en Ciudad de México a tan sólo quince días de entrar la primavera’. Me parece un título más adecuado peeeero, seguramente me lo iban a editar (además que de por sí soy PÉSIMA para darle título a mis textos y Alex lo sabe ¡já!). Pero bueno... eso fue lo que sucedió y prometo platicarles el chisme completo unas líneas más adelante.

Justo estoy saliendo del que aseguran, es el último concierto del gran Billy Joel en México y, mientras intentamos salir del caos del estacionamiento del Foro Sol, quise empezar a redactar esta pequeña reseña aprovechando que tengo la adrenalina a tope. Tras tres horas y media de espera -porque #Provincia-, apareció en el escenario el buen Billy y fue ‘Big Shot’ la que hizo que se me fuera pasando el enojo, el cansancio y el hartazgo de estar esperando y viendo como a los chilangos les vale madre llegar a la hora que sea y con toda la calma del mundo y por ende, retrasar hora y media un concierto. ¡Ah! Porque déjenme decirles que a esta mujer que están leyendo, le empezó a dar un ataque de ansiedad porque se acercaba la hora y no había NA-DIE. “Por eso el país los odia” pensé mientras seguía llegando la gente en pleno coro de ‘Pressure’.

De inmediato el piano de Joel nos puso de excelente ánimo y todos los que estábamos apretados en las gradas –porque #Pobre-, intentábamos con dificultad movernos a su ritmo, tanto porque su música es altamente contagiosa, como para tratar de calentarnos y sobrellevar el pinche frío que hacía. Vayan haciéndose una idea de qué tan terrible estaba el clima, porque el mismísimo Joel nos lo rectifica. Cuando termina de tocar ‘The Entertainer’ (la tercera canción) es cuando el buen ‘Billy the Kid’ pide que le traigan una bufanda, un abrigo y un buen gorro porque: ‘Guys, it's freezing out here I hope you are all doing alright’. Y sí, fucking frío mi Billy, fucking frío.

Pero, comenzaron los primeros acordes de ‘Honesty’ y uy... qué cosa. El ‘new yorker’ nos anticipó que normalmente no la canta, así que nos hizo sentir bien afortunados. Aquí, justo aquí, fue donde empecé a cantar de principio a fin y no le pregunten a mi garganta en qué estado quedó. Le siguió ‘Don’t Ask Me Why’, ‘The Stranger’ y su pequeña pero significativa ‘rendition’ de ‘Tequila’ (tengo la prueba en mi celular). Luego, el momentazo de la noche: nos puso a elegir entre ‘Just The Way You Are’ y ‘Vienna’. ‘No mames, no mames, no mames, no nos hagas esto’. ¿En serio cree que podríamos elegir una sola? Ambas son LEGENDARIAS, ¿qué se cree? Y afortunadamente, Diosito me hizo el milagro y cantó ambas. No les voy a mentir: lloré, lloré y lloré con ‘Vienna’; la canté/grité enterita y me sentí completa por unos breves instantes. Qué hermoso poder de sanación tiene una simple –pero muy significativa- canción. Y sí, soy una ñoña y no me importa en lo absoluto.

Le siguieron ‘Say Goodbye To Hollywood’, ‘New York State Of Mind’, ‘Allentown’, ‘I Go To Extremes’, ‘She’s Always a Woman’ y así. La gente se prendió muchísimo con ‘My Life’ y ‘The River Of Dreams’ y después de ‘Scenes From an Italian Restaurant’ cantó la que yo pensé sería el cierre de su concierto: ‘Piano Man’. Todo el Foro Sol se estremeció y coreó a todo pulmón este emblemático tema de principio a fin; es increíble ver el estadio encendido (literal y figurativamente) y ver las caras de aquellos que fuimos a ver a Billy ‘to forget about life for a while’.

Se sale. ‘¿Y ya? ¿Eso es todo? Le faltan un montón de éxitos’. Qué ingenua Moniquita, ¡por supuesto que regresaría! Hace unos días vi el setlist de su último concierto en Nueva York y efectivamente cerró con ‘Piano Man’, por eso me sacó de onda. Pero, tan sólo fueron unos minutitos los que se hizo del rogar y regresó con TOOODO para interpretar ‘We Didn’t Start The Fire’ lo que nos puso a bailar, saltar y gritar. Le siguió ‘Uptown Girl’, ‘It’s Still Rock and Roll To Me’ y, ahora sí, cerró con ‘You May Be Right’. Un ‘encore’ de cuatro canciones para la posteridad.

‘Gracias México, buenas noches. Vayan con Dios’ su frase de despedida y en español. Un conciertazo de veintisiete canciones, con un juego de luces y sonido espectacular que hizo que se me olvidaran estos días tan tristes, pesados y abrumadores. Billy Joel me reafirmó que efectivamente es ya un artista consagrado, que a sus casi 71 años tiene un vozarrón envidiable (perdona Elton John pero tú ya no cantas ni madres) y que sus letras, estremecen a muchísimos mexicanos y de todas las edades.


No hay comentarios.

Publicar un comentario

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios