Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Poesía: Sentidos Cósmicos II

Serie de textos: Sentidos Cósmicos | Por Ana Vela

19 enero 2015

/





Holographic Universe | Por Ana Vela |


Inevitable es negarme al aroma de tu cuerpo
que desborda en mi olfato la dulce dosis mental
cuando disfruto de tu esencia cada segundo
de repente me encuentro en un éxtasis mental.

Como recordar aquella tarde
en la que tu amor me quisiste entregar
mientras yo, idiotizada
le obedecía más al rocío que a tus palabras.

A tu dulce y misterioso
tu incienso humano y poderoso
que a mi mente ha venido a hipnotizar.

Invítame a tu aroma
para percibirlo a diario
deleita mi olfato
y déjame volar.

Sacude lentamente
el ruido de la calle
el sabor de tus labios
el sentir de tus manos
verte ya no es suficiente,
déjame olerte, para satisfacerme.

Porque te has vuelto adictivo
inhalarte es un regalo divino
quiero disfrutarte cada segundo
porque al olerte de nuevo he nacido.

Inolvidable es el aroma de tu cuerpo
que desborda las pasiones que hay en mi mente
quisiera tenerte a mi lado para siempre
y así con tu olor, poder experimentar.

Y déjame respirarte... una vez más.

____________________________


Las Campanas


Deja que siga sonando, que se impregne en mi oído
el dulce retumbo del cobre golpearse
es el tiempo en donde mi partida se ha convertido en fiesta
y mis ojos están viendo el dulce final.

El llanto de la gente, se convierte en mi bebida
mi sangre se evapora al calor de la vela encendida
mis labios se vuelven cartón
estoy poco a poco dejando mi vida.

Deja que suenen, que no paren,
pues están simulando mi corazón latiente
que a duras penas está sonando.

Y el negro de la caja empieza a nublar mi vista
privándome de la luz resplandeciente
y empiezo a mirar pasajes en mi mente
de cada momento que tuve en mis días.

Cuando fui infeliz, cuando estaba alegre,
cuando cada caricia y beso se retrataban en mi piel
cuando las últimas miradas se penetraban en mi inconsciente
y las primeras se quedaban siempre en mi ser.

Que suenen, que suenen, que apresuren
pues cada una representa mis logros
que tendré guardados como tesoros
y recordaré a donde sea que caiga.

Está a punto de sonar la última
en donde yo me encuentro ya inmóvil
y termino de estar en este mundo
para poder alma.


____________________________


Y de repente me encontré en un viaje espacial, casi como en un lugar conocido, donde mis sueños eran estrellas y mi vida una galaxia llena de constelaciones.
Me veía navegando por el vacío, dibujando pequeñas luces blancas en el manto negro.
Me encontraba ahí, siempre sola, vagando por la nada.
Ha pasado tiempo.
Todo es obscuro a mi alrededor, soy la única luz existente, el sol ya se ha extinto y las estrellas se han apagado, soy lo único que tiene este sitio.
¿Por qué carajo no me extingo? Si bien la obscuridad no me aterra, me hace sentir lo que es verdaderamente la soledad. Es fúnebre, vacío, la ausencia de todo.
Estar aquí me sienta bien, en mi vida como humana cometí errores por los cuales los que me frecuentaban pedían por mi ausencia y el destino que cargo ahora. No es nada nuevo, era un ser inverosímil, sin propósito absoluto ni algo por que luchar.
Estar aquí me sienta bien, aunque me siento algo perdida en realidad, no he encontrado una razón por la que no deba estar aquí, al menos aquí puedo ser algo, puedo ser alguien, puedo ser lo único que ilumina un lugar, lo único existente, pues, no hay decepción alguna. Merezco estar aquí.

Mientras seguía con mi Epifanía Existencial, lentamente empezaba a extinguirme, hasta volverme ese mismo vacío del cual siempre fui parte.

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios