Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Los “Ojos Grandes” de Tim Burton

Con “Big Eyes”, Tim Burton nos hace tomar un respiro del extravagante estilo que lo caracteriza, para presentarnos un argumento más sencillo, pero no por ello menos sombrío.

10 marzo 2015

/

Cinetiketas | Por Jaime López Blanco |


A pesar de que los más recientes trabajos, en live action, del director y productor estadounidense, Tim Burton,  como “Dark Shadows” (2012) ó “Alice in Wonderland” (2010), han dejado poco satisfechos a sus más fervientes seguidores y nada a algunos de los críticos especializados del séptimo arte, es innegable la capacidad de Burton para seducirnos con sus peculiares historias cargadas de excéntricas personalidades y atmósferas góticas. Ahora, con “Big Eyes”, nos hace tomar un respiro del extravagante estilo que lo caracteriza, para presentarnos un argumento - en apariencia - mucho más sencillo, pero no por ello menos sombrío.

“Big Eyes” relata la historia verídica de Margaret Keane, interpretada por la actriz Amy Adams, quien es una retratista que se distingue por realizar pinturas sobre niñas, niños o animales, a los cuales les dibuja en sus rostros unos ojos grandes. Margaret abandona un matrimonio fallido, yéndose con su hija, para reconstruir su vida; encontrándose en el camino con un carismático hombre, vendedor de arte, que la seduce y la convence para hacerse pasar como el autor de sus obras.

Hay que agradecerle a Tim Burton el intento por alejarse de los elementos que lo estaban convirtiendo en un cineasta redundante o repetitivo. Para comenzar, se aparta de sus actores fetiches (Johnny Depp y Helena Bonham Carter), incorporando como protagonistas de su relato a dos actores de gran calibre histriónico como lo son Amy Adams y Christoph Waltz. La primera me parece una actriz excepcional que transmite la inseguridad, timidez y abnegación de su personaje, lo cual se refleja en el tono de voz tan pausado y el silencio que le impregna a su rol, sobre todo cuando le preguntan cosas sobre su arte. De hecho, pienso que Adams debió haber estar nominada al Oscar 2015 como mejor actriz protagónica. Referente a Waltz, percibo algunos ecos del encanto y exabruptos de su “Hans Landa” de “Inglorius Basterds”, pero cumple como el antagonista de la cinta de Burton, ya que se contrapone a la actitud timorata del rol interpretado por Adams.

En cuanto al sello Burtoniano; se puede encontrar un poco del mismo en detalles sutiles como la dirección de arte o diseño de producción, así como también en secuencias como en la que Margaret Keane se encuentra dentro de un supermercado o en la que se mira de frente al espejo, pero, muy probablemente, la escena que mejor rescata el humor enrarecido de Burton es aquella que se centra en una parte del juicio del personaje de Waltz, parte en la cual funge como su propio interrogador.

Quizá se sienta un poco limitada la dirección de Tim Burton; en parte por el moderado presupuesto con el que cuenta la película (10 mdd), en parte por la presión de los productores, pero se agradece el resultado, ya que se aprecia un Tim más contenido y más humano, amén de una narrativa y estética menos superficial ó llena de incongruencias y argumentos flojos como los que formaron las columnas vertebrales de sus anteriores proyectos. Además, cabe la existencia de un discurso, no tan obvio, en contra de la falsedad artística y a favor de la originalidad y derechos de autor de los artistas, de aquellos que en verdad quieren crear un arte que eleve el espíritu humano y no que solamente lo complazca (basándonos en uno de los mejores diálogos de “Big Eyes”). Recomendable, más en comparación con muchas películas tan chaqueteras y poco auténticas que deprimen el espíritu humano y que, por desgracia, actualmente se exhiben copiosamente en las distintos complejos cinematográficos.

                 

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios