Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Frank “the voice” Sinatra

Frank Sinatra fue uno de los artistas más versátiles que han existido. La voz del siglo XX.

24 diciembre 2015

/

Call me old fashioned... please! | Por Mónica Castro Lara |


“You haven’t really fallen in love
until you have danced a Sinatra song”
-Mónica Castro Lara
(Sí, una frase de mi autoría)


“¡Al diablo! escribiré sobre Sinatra" fue mi primer pensamiento a finales del mes pasado sin darme cuenta que, en realidad, escribir sobre Frank es mucho más complicado de lo que pensé. Cuando le platiqué a mi papá un poco sobre su biografía lo primero que le dije fue: "hay quienes deciden tener una vida mucho más lineal, más tranquila, pero no Sinatra… él todo lo contrario”. Fue uno de los artistas más versátiles que han existido tanto en lo personal como en lo profesional; infinidad de altibajos, múltiples personalidades, escándalos por todos lados, incongruencias sumamente notorias y aun así sigue siendo LA voz del Siglo XX.

Acabo de cometer el pequeño error de pedirle a mi mamá que ponga el disco de Sinatra para inspirarme; simplemente no logro concentrarme para empezar a escribir el artículo… no porque no sepa qué escribir, sino porque no paro de cantar y tararear todas y cada una de las canciones. Creo que es uno de los tantos dones que tuvo Sinatra, que su voz es una especie de hechizo al que sencillamente no puedes dejar de escuchar. En fin. Para mí es un verdadero honor escribir sobre Frank en este, mi último artículo del 2015 al lado de la Revista Sputnik, no sólo porque obviamente es uno de mis artistas favoritos, sino también porque recientemente celebramos su “cumpleaños” número 100 y vaya que había que festejar. Miles y miles de artículos han sido publicados en estos días y, debido a ello, no quisiera ser tan repetitiva y escribir sobre lo mismo que han escrito otras personas. Decidí cambiar un poco mi estilo de redacción y mejor contarles las 10 cosas que más me impactaron sobre la vida de Sinatra, porque era de esperarse que en un fin de semana, mi mente se saturara de información, vídeos y canciones de tan prestigioso artista. Al mismo tiempo que les platico, les iré recomendando algunas de mis canciones favoritas de Frank mientras las escucho.


Cuando Frank conoció a Gardel. Es una anécdota bastante legendaria diría yo, en donde por ahí de 1934, el tanguero por excelencia Carlos Gardel se encontraba en Nueva York filmando unas películas y en sus descansos, asistía a las estaciones de radio para dar algunos pequeños conciertos en vivo. La novia de Sinatra en ese entonces (que resultó también ser su primera esposa) Nancy, lo llevó a uno de esos conciertos en donde Frank quedó bastante impactado con el artista argentino. Una vez terminado el concierto, ambos se acercaron a Gardel para expresarle su gratitud y asombro por tan extraordinarias interpretaciones; entre español, inglés e italiano, se da una pequeña conversación en la que Gardel le pregunta a Frank a qué se dedica, Nancy le responde que tiene una maravillosa voz y que bien podría ser cantante, pero que prefiere perder el tiempo en trabajos inútiles y en meterse en problemas, por lo que Gardel le propone inscribirse al "Major Bowes Amateur Hour”, un concurso de cantantes auspiciado por la estación de radio donde se encontraban. Sinatra lo hace, gana el primer lugar y comienza una gira nacional junto con otros tres chicos a los que la emisora llamó "Koboken Four" ya que provenían de Nueva Jersey. Es en este momento cuando la carrera de Frank como cantante despunta, por lo que en 1981, viaja hasta Argentina no sólo para ofrecer un concierto, sino también para ir a la casa de Abasto donde vivía Gardel y simbólicamente, dejar un par de boletos bajo la puerta a manera de agradecimiento. ¿Se les enchinó la piel? A mí también, más porque en estos momentos estoy escuchando “Fly me to the moon”.


Cuando bailó tap. Si quieren tener una prueba fehaciente de la versatilidad de Sinatra, les recomiendo que corran (o caminen, como gusten) a YouTube y busquen la canción “I begged her” de la película “Anchors Aweigh” que protagonizó en 1945 al lado de otro de mis favoritos: Gene Kelly. ¿Ustedes sabían que Frank podía bailar así? Digo, la voz la tenía (y afortunadamente le fue mejorando con el paso de los años), pero tanto así que fuera una estrella de los musicales, sinceramente creo que pocas personas en la actualidad lo saben. Claro que al lado de Kelly, se queda bastaaaaante corto, pero por ahí se dice que el mismísimo Gene le dijo que tendría que trabajar y esforzarse muchísimo para ese papel, porque si bien ya comenzaba a hacer sus pininos en la industria, no todo el mundo sabía quién demonios era Frank Sinatra y tenía que demostrarlo. La película fue un éxito y recibió varias nominaciones a los Premios Óscar, incluyendo Mejor Canción por "I fall in love too easily", interpretada por Frank dentro de la película. Sobra decirles que es una maravillosa y cortita canción, cuya letra hace que, valga la redundancia, nos enamoremos rápidamente de Frank, de ese par de ojos azules y de ese traje de marinero que se cargaba. Ahora suena “I’ve got you under my skin” y hasta la fecha, no he conocido a una sola persona a la que no le guste dicha canción. Es una preciosura.




Cuando el micrófono fue su mejor aliado. Durante toda su carrera, Frank supo cómo usar correctamente el micrófono y beneficiarse de ello. Ya fuera para sobresalir de una orquesta o en las largas horas de grabación, el micrófono siempre fue un fiel aliado. Tan sólo miren algunos conciertos y se darán cuenta de ello. Se le conoce como uno de los primeros artistas en realmente explorar varias técnicas en los estudios de grabación: estar cerca del micrófono y rodearlo, la ecualización y reverberación fueron tan sólo algunas de ellas. Canciones como “New York, New York”, “Only the lonely” o “Summer Wind”, pueden ser muestra de ello.


Cuando se casó cuatro veces. Ahora sí no es ninguna coincidencia que esté escuchando “Strangers in the night”, la puse con toda ventaja y alevosía y créanme cuando les digo que puedo escucharla miles de veces seguidas; es una de mis canciones favoritas en general y me trae muy gratos recuerdos (obviamente no pienso contárselos). Cambiando de tema, era bastante obvio que Frank, un mujeriego con experiencia, podía tener a la mujer que él quisiera, cuando quisiera y en donde quisiera. Todas querían estar con él y pretender que alguna de las canciones que interpretaba, estaba dedicada específicamente a ellas, como por ejemplo “Strangers in the night”. Como ya dije, estuvo casado cuatro veces y tuvo muchísimas amantes. En alguna ocasión mencionó que, cuando hacía shows en Las Vegas, las mujeres simplemente se le acercaban a entregarle las llaves de sus respectivos cuartos de hotel. Sí, la cosa era así de fácil. Si uno reflexiona acerca de cuál era su tipo de mujer, me queda claro que sólo Frank lo sabía porque entre Nancy Sinatra, Ava Gardner, Mia Farrow y Barbara Marx no hay muchas similitudes que digamos. Con Nancy tuvo 3 hijos, con Ava iba a tener dos pero ella decidió abortarlos, con Mia no tuvo ninguno pero prácticamente la trataba como a una debido a la gran diferencia de edad y con Barbara tampoco tuvo ninguno, solamente que era la esposa de uno de sus amigos y ya. Ahora escucho “The way you look tonight” que si bien también me gusta bastante, prefiero la versión de mi querido Tony Bennett.


Cuando su carrera revivió. *empezó a sonar “Something Stupid” ¡qué buen playlist tengo!* Es difícil imaginar que en alguna ocasión Frank Sinatra tuvo problemas con su carrera: pasó desapercibido, escogía malas canciones para grabar, no lo contrataban en ninguna película, sus discos eran un fracaso, no tenía conciertos agendados, su alcoholismo se agravó y para colmo, le ponían el cuerno en Europa (sí, Ava Gardner lo trató peor de lo que se imaginan y sinceramente creo que se lo merecía). Luego llega la oportunidad de actuar en la película “From here to eternity” en 1953 y, después de luchar arduamente para obtener el papel de Angelo Maggio, se gana el Óscar a Mejor Actor de Reparto y bueno, su carrera en pocas palabras renace. Yo creo que por eso la canción “That’s life” es taaan Sinatra, porque justamente habla de esos altibajos que tenemos durante nuestras vidas.



Cuando luchó contra el racismo. Al mismo tiempo que escucho “For once in my life”, les comento que Frank fue uno de los primeros artistas en luchar contra el racismo; él fue testigo de todas las enormes injusticias por las que pasaban los afroamericanos de la época, ya que trabajaba con músicos y arreglistas negros a los que ni siquiera dejaban pasar por las puertas principales de los salones de bailes o teatros en donde tocaban. A Sinatra la molestaba muchísimo y con sus acciones diarias y la película “The house I live in” lo dejó muy en claro. También aportó bastante a la carrera de Sammy Davis Jr., aunque luego el muy o.g.t, junto con Dean Martin, le hacían bromas bastante pesadas en pleno escenario. Por eso les digo que también era bastante incongruente. Entre algunos de sus amigos y colegas negros más queridos están Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Louis Armstrong y Duke Ellington; ustedes y yo ya los conocemos bastante bien.


Cuando cantó con Elvis. A pesar de ser Mr. Sinatra, Frank tenía que hacer muchos esfuerzos por permanecer en la escena musical como uno de los artistas más famosos y prometedores, pero cuando surge el rock and roll (el cual odiaba), tuvo que encontrar la estrategia perfecta para hacerlo. Y gracias ello, surge uno de los momentos más legendarios en la televisión estadounidense: una entrevista/dueto con nada más y nada menos que un guapísimo Elvis Presley (que a mi parecer luce bastante desubicado, pero se lo perdono) e interpretan un increíble mash-up entre “Love me tender” y “Witchcraft”. Cuando puedan, vean el video, les aseguro que se pondrán a reír como adolescentes nerviosas viendo a sus ídolos por primera vez.  Dato random: escuchen “I won’t dance”, es buenísima, yo lo estoy haciendo y me encanta cómo Frank dice con toda su desfachatez que no piensa bailar por ningún motivo.


Cuando sus amigos eran mafiosos. Cuentan por ahí, y seguramente ustedes también lo saben, que el papel de Johnny Fontane en la película “El Padrino”, está inspirado en Sinatra y supuestamente eso pasó en realidad, aunque Frank se encargó de desmentirlo varias veces. El FBI y la CIA, espiaron a Sinatra hasta el último día de su vida y su expediente es de más de 2 mil páginas. Se le fotografió muchas veces con mafiosos, se sabía que cantaba en conciertos privados para ellos y también se supo que él fue quien gestionó la ayuda de los mafiosos a la exitosa campaña de John F. Kennedy a la presidencia. Luego ambas partes le hicieron el feo y se sintió bastante traicionado. Ahora estoy escuchando la tranquila “The girl from Ipanema”.



Cuando fue el auge del Rat Pack. El líder o fundador del famoso “squad” fue de hecho Humphrey Bogart, pero cuando falleció, Sinatra tomó la batuta y junto a Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford y Joey Bishop, fueron los encargados de darle vida a Las Vegas y convertirla en lo que es actualmente. Todo mundo quería estar ahí y vivir la vida que llevaban estos cinco hombres. Era el clan perfecto que hacía y deshacía a su entero antojo el Sands Hotel. Actuaron juntos en películas como “Ocean’s 11”, “Sergeants 3” y “Robin and the 7 Hoods”. Y se dice por ahí que también eran parte del grupo –o más bien una extensión de él- Lauren Bacall, Judy Garland, Shirley MacLaine y Marilyn Monroe. A mi parecer no puede haber una mejor canción que “Witchcraft” para recordar al talentoso Rat Pack, no porque la letra tenga algo que ver, sino por la música. Es muy típica de ellos y la época y la estoy escuchando en este preciso instante.


Cuando le dio un plus a las portadas de discos. Frank hacía muy buen uso del departamento de arte de las disqueras donde trabajó y en la suya propia, ya que siempre les pedía que diseñaran portadas originales y no la típica foto del artista con su lista de canciones a un lado. Ya fuera recargado en un farol en plena calle, sonriendo en un aeropuerto o viendo bailar a una pareja, los discos de Sinatra se caracterizaron por ser diferentes hasta en lo visual.


Hablar de Frank Sinatra es hablar sobre uno de los grandes artistas que ha dado el mundo y cuya influencia es bastante notoria en la industria de la música, incluso actualmente. Un artículo largo lo sé, pero tenía que cerrar con broche de oro este magnífico 2015 al lado de Sputnik, en donde no sólo ustedes conocieron a muchos de mis artistas favoritos, sino que también yo me di la oportunidad de hacerlo. Gracias a todos los que han leído mis artículos y espero seguir con sus fieles lecturas el próximo año. Les mando un beso y un abrazo fortísimo. ¡Ah! Y como es Fin de Año, les recomiendo que escuchen “My way” a todo volumen.





 _________________________________________________________________________________________________________________
La Autora: Publirrelacionista de risa escandalosa. Descubrió el mundo del Social Media Management por cuenta propia. Gusta de pintar mandalas y leer. Ácida y medio lépera. Obsesionada con la era del jazz. Llámenme anticuada… ¡por favor!

   

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios