Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

7NN: Jadeos en la niebla

A mitad del camino las incesantes gotas de lluvia comenzaron a empañar mis anteojos, pero no podía detenerme a limpiarlos ni dar marcha atrás, seguía acelerando el paso con ayuda de mi bastón.

22 febrero 2018

/

Jadeos en la niebla 
Por María Santos


Conocía muy bien ese sendero solitario, las casas de los alrededores estaban abandonadas y recubiertas de plantas trepadoras. Cada día primero del mes acostumbraba llevar flores a la tumba de mi esposa. Regularmente hacía 25 minutos caminando desde mi casa hasta el cementerio, pero el recorrido de aquella mañana me pareció interminable…

A mitad del camino las incesantes gotas de lluvia comenzaron a empañar mis anteojos, pero no podía detenerme a limpiarlos ni dar marcha atrás, seguía acelerando el paso con ayuda de mi bastón. Llevaba unos 50 metros escuchando un jadeo intermitente, no sabía si provenía de una persona o un animal, pero cada vez que lo escuchaba me estremecía el cuerpo. Por momentos, la densa niebla me hacía demorar mis pasos y los jadeos se oían más cerca. Comencé a sudar profusamente, y mi pulso se aceleró.

De repente tropecé y caí al piso boca abajo, quedé inconsciente por unos segundos. De manera inesperada sentí que algo se subió sobre mi espalda, parecía que era un perro de tamaña mediano, inmóvil, jadeando. Sentí que en cualquier momento clavaría su mandíbula en mi escuálido cuello. Estaba perturbado, aunque quisiera no podía moverme, quizá por el cúmulo de años o el miedo que me paralizó. Luego de estar unos instantes sobre mí, el perro se bajó y se marchó no sé a dónde. Sólo logré ver sus patas. Con gran esfuerzo me levanté y recogí mi bastón, los tulipanes estropeados y mis anteojos, por suerte aún intactos. La niebla comenzaba a desvanecerse.

Unos metros antes de llegar al panteón, avizoré el cuerpo de una persona tendido sobre el camino. Conforme me acercaba, me percataba de las heridas profundas en su piel. Por el aspecto de éstas conjeturé que el can lo había atacado. Enseguida arribó una camioneta y descendió un hombre joven y robusto; era el comisario del pueblo y ocasionalmente realizaba patrullajes en la zona. De inmediato desenfundó su radio portátil y llamó al servicio de enfermería. Me preguntó si sabía qué había ocurrido y le respondí que no. Luego de un interrogatorio conciso en el que tomó nota de mis datos personales me permitió continuar con el recorrido.

Días después me enteré que el hombre falleció, pero no fue por el ataque del perro sino una manada de lobos. En ciertas tardes, cuando las nubes se tiñen de un color violáceo, me pregunto si haberme cruzado con ese perro fue fortuito o intencional, sólo sé que en cierta manera salvó mi vida, pues de no haber influido en mi ritmo al caminar y subirse sobre mi espalda, tal vez me habría topado con los lobos.





 Siete Nuevos Narradores
Editorial

Nos gusta tomar letras para formar palabras, aunque no despreciamos el agua, la leche, cerveza, güisqui o bebernos alguna que otra idea para ir alimentando nuestras historias.

Nos gusta escribir lo que vemos, pensamos, sentimos. Intentamos ser fieles a nosotros mismos, aunque de pronto nos traicionamos y somos más fieles a nuestras inquietudes, nuestros vicios, nuestros miedos, nuestras certidumbres y nuestras dudas, de ahí nacen nuestras historias.

Hijos de nuestro tiempo, apostamos al ciberespacio y nos subimos a la revista Sputnik 2 (junto con Laika) para poner en órbita nuestras letras. Pase, léanos, quizá se reconozca en alguno de nuestros textos. Recomiéndenos si pasa un buen rato leyendo, sino escriba para decirnos lo malos que somos. Apostamos a divertirnos, generar nuestra propuesta literaria para que sepan que aquí estamos y derramaremos letras e historias desde Aguascalientes.

7NN

No hay comentarios.

Publicar un comentario

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios