Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Letrinas: Me encanta el aroma de los salones de danza

Me encanta el aroma de los salones de danza, porque no olvidan nunca todo lo que llevan dentro y llenan de vida al artista con una sola inhalación.

20 enero 2015

/

Primera Posición | Por Liliana Esparza |


Me encanta el aroma de los salones de danza. Huelen a madera, a brea y a los leotardos nuevos de las bailarinas, al piano, al pianista y las melodías que te sabes de memoria.

Huelen a los calcetines blancos y rosas de las niñas de pre-ballet, a las zapatillas de punta Gaynor Minden recién estrenadas de las niñas de tercero, a la diamantina de los tutús de los ensayos generales y a los diez metros de tela rosa de las faldas para folklore. 

Están impregnados del perfume de mi maestra favorita y de la crema de manos de la que siempre me grita, del esmalte de uñas que se usa para que las mallas no se rompan más y de los polvos de sulfatiazol para secar las ampollas.

Tienen el aroma de las lágrimas de un cisne que quiere volver ver a su príncipe, del sudor de veinte ratoncitos que quieren atacar a Clara cada navidad y de la sangre de una princesa que durmió en un sueño profundo.

Con cada inhalación se llenan mis pulmones de las figuras perfectas que bailarines antes de mí tuvieron que sostener hasta ya no poder más, de la desesperación de las maestras por no ver lo que quieren y de las secuencias que olvidan los alumnos.

El aire está hecho de la desilusión de haber ejecutado un paso a la perfección en vano porque nadie lo vio, de brazos en primera posición y en tercera, de los suspiros enamorados que llegan al terminar cada ejercicio y de todas las coreografías ofrecidas a la luna.

Me encanta el aroma de los salones de danza porque tienen partículas de los sueños de las niñitas que hacen sus primeros relevés, de la pasión de los bailarines experimentados, de la frustración de los últimos de la clase, de los recuerdos de todos que dan sentido a las interpretaciones y de la confianza entre los que bailan en pareja.

Con el oxígeno se mezclan los reflejos engañosos del espejo que no dejan comer galletas, ni tomar refresco, ni terminar ningún alimento, la urgencia de las alumnas por abrazar a su maestra al llegar a clase y la desilusión al saber que ya es hora de regresar a casa.

El cabello salvaje de las bailarinas de danza polinesia y la pasión de los bailarines de flamenco llenan el ambiente de un aire apasionado que contagia a todo el que ponga un pie en el salón.

Me encanta el aroma de los salones de danza, porque no olvidan nunca todo lo que llevan dentro y llenan de vida al artista con una sola inhalación.



La Autora: Enamorada del mar, amante de la danza y adicta a los helados. Sueño despierta, bailo sin darme cuenta, aprendo Ori Tahiti, uso labial rojo y estoy siempre despeinada.
 
TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios