Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Joe Cocker y los años maravillosos

Lo que verdaderamente identificaba esta serie era la canción “With a little help from my friends” original de Lennon & McCartney pero en la muy convincente versión de Joe Cocker.

10 marzo 2015

/
El Banquete de los Pordioseros | Por Rodolfo Popoca Perches

Creo que yo estaba en la transición de la adolescencia a la edad adulta, no sé, tendría unos 17 o 18 años, fue entonces cuando vi por primera vez aquella serie de televisión llamada “The Wonder Years” (Los Años Maravillosos), estoy seguro que la recuerdas, se convirtió muy pronto en mi serie de televisión favorita. Es la historia de Kevin Arnold, el protagonista de la serie, y todo su entorno, su familia, su fastidioso hermano Wayne, su hermana que ya tenía edad de portar flores en el cabello y hacer el símbolo del amor y la paz, su amigo e incondicional cómplice llamado Paul, y su novia Winnie Cooper, su escuela, sus maestros, en fin, todo esto enfocado desde la perspectiva de finales de los años 60 y principios de los años 70 con todo lo que esto representa, y claro, lo que representa entre otras cosas, es que necesariamente la banda sonora de la serie en cuestión es el rock, finalmente este es el aderezo indispensable para todo lo que sucedía en el hemisferio occidental durante estas dos décadas. Si se habla de la guerra de Vietnam, de la brecha generacional, de las modas, de lo que se te ocurra, el rock es el principal ingrediente, digamos que le es connatural a este período de la historia.

Recuerdo aquel capítulo en donde el hermano mayor de Winnie muere en la guerra de Vietnam y Kevin la acompaña a los columpios en el bosque Harper, ella se recargó en su hombro y lloró, recuerdo que Kevin vestía una chamarra del equipo de foot ball americano Los Jets de Nueva York, una chamarra que solía usar con mucha frecuencia, los dos eran apenas unos niños y el fondo musical de aquella dramática pero tierna escena era la canción tradicional inglesa “Scarborough Fair” en la maravillosa versión que hacen Simon & Garfunkel. En Los Años Maravillosos escuché otras buenas canciones que sazonaban con un toque delicioso esta serie de televisión, como “Crimson & Clover” de Tommy James & the Shondells. Pero lo que verdaderamente identificaba esta serie era la canción que se usaba como rúbrica de entrada y salida, la canción era “With a little help from my friends” original de Lennon & McCartney pero en la muy convincente versión de Joe Cocker, en donde por cierto, participa el que más tarde sería el eje central de Led Zeppelin, me refiero al guitarrista Jimmy Page. La versión contiene todo ese impresionante sabor de blues que el cantante británico le supo imprimir, el mismo McCartney dijo en alguna ocasión que le gustaba más la versión de Cocker que la original de The Beatles contenida en el inconmensurable “Sgt Peppers”.

Bien, pues todo esto que te cuento es para recordar a este áspero y desaliñado cantante inglés, que por cierto, recibió la Orden del Imperio Británico en una ceremonia en el palacio de Buckingham en el año 2008 por sus servicios a la música. Yo me enteré tarde de su muerte, alguien me lo comentó y yo me quedé sorprendido, no sé si por el hecho en sí que para quienes amamos el rock y lo entendemos como una forma de vida, es una noticia impactante, o por haberme enterado dos o tres semanas después de que esto ocurrió. Joe Cocker murió el 14 de diciembre de 2014, hace casi dos meses, y claro, le debo un Banquete y no me gusta deber, así que sirvo a la mesa el menú condimentado con la acidez musical de otro de los blancos que se han ganado con toda justicia el derecho de cantar el blues.

Escuché a Joe Cocker con esa versión de la canción de The Beatles cuando se presentó con ella en el Festival de Woodstock. Vi la película cuando el festival cumplió 20 años de haberse realizado, es decir, en 1989 en un café que ya no existe, por lo que me permito mencionarlo, se llamaba La Caverna y estaba en la calle Madero. La decoración de este lugar consistía en posters colgados en las paredes con diferentes grupos de rock, recuerdo uno de Bad Company, varios de Yes, de The Beatles, los Doors, Creedence, Grateful Dead, Kiss, en fin, y era una especie de centro ceremonial para quien esto escribe y varios de mis amigos, a todos, por supuesto nos fascinaba el rock. Cuando Woodstock cumplió 20 años el café La Caverna proyecto en tres diferentes sesiones la película documental completa del Festival de Woodstock, “Tres días de música, paz y amor”. Uno de los que más me impresionaron fue Joe Cocker, parado en el escenario simulando tener entre sus manos una guitarra, retorciéndose como reptil parado con sus botas azules con estrellas blancas, el cabello descuidado que volaba caprichosamente como consecuencia del viento, sus patillas que le cubrían media mejilla. Cantaba esa canción, esa que lo hizo popular, “Con una pequeña ayuda de mis amigos”, seguramente cantó muchas más, pero en el documental sólo se registra ésta. Joe Cocker tiene buenas canciones, pero una de las mejores cosas que hizo fue hacer unos covers impresionantes de canciones principalmente de The Beatles, aunque también la música de Bob Dylan le dio buenos resultados.

La verdad es que me llegó profundo, me pegó con tubo, me impactó Joe Cocker con esa presentación ante más o menos medio millón de hippies reunidos en la granja de Bethel en el estado de Nueva York, desde entonces Joe Cocker se convirtió en uno de mis cantantes favoritos. Como ya lo comenté líneas arriba, Cocker murió el pasado 14 de diciembre de 2014 en su casa de Crawford, Colorado, en Estados Unidos víctima de un cáncer de pulmón, descanse en paz.

rodolfo_popoca@hotmail.com

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios