Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

‘Rocketman’: una fantástica oda a Elton John

En ‘Rocketman’, Taron interpreta a Elton de manera ma-jes-tuo-sa.

10 junio 2019

/
Call me old fashioned… please! | Por Mónica Castro Lara |


¡AMÉ ‘Rocketman’! Así de simple, así de directo. Les advierto que me va a costar trabajo ser objetiva o imparcial con esta reseña porque los que me conocen bien saben que 1. me FASCINAN los musicales; 2. me ENCANTA Elton John y 3. llevo literalmente 8 meses esperando esta película (sí, aquí la ñoña los contó y son exactamente ocho meses desde que salió el teaser trailer). Creo que desde que ‘John Lewis & Partners’ –una cadena de tiendas departamentales inglesas- nos presentó en diciembre pasado la extraordinaria campaña publicitaria navideña recapitulando la vida de Elton John, sabíamos que sería un extraordinario año para el cantante y ‘Rocketman’ es tan sólo una pequeña prueba de ello.




Bueno, vayamos al grano. Cuando vemos una biopic (una película biográfica, pues) acerca de un artista, normalmente los escritores y cineastas deciden tomar un camino seguro con una narrativa muy tradicional: nos cuentan una historia de la A a la Z y nos muestran un abanico de altibajos que van desde la pesadumbre de la fama, los excesos, las adicciones, los conflictos personales y profesionales, etc. y en ocasiones, puede que dicha fórmula nos llegue a cansar. Pues déjenme decirles que este no es el caso de ‘Rocketman’, que si bien aborda todos esos ‘lugares comunes’, lo hace de una manera diferente, vibrante, visualmente espectacular y logra contar cohesivamente, una historia de vida, haciéndola entretenida al mismo tiempo. Dexter Fletcher, quien es el director de la película, toma la decisión de declarar, desde un inicio, que esta biopic sería una fantasía musical y eso le sirve para tomarse ciertas libertades creativas que logran contar una historia de unos veinte años (porque no, no abarcan los 50 años de carrera musical de Elton), de manera muy ligera, a través de una narrativa fresca y con el apoyo de las legendarias canciones del gran Elton John.




Una de las licencias/propuestas narrativas diferentes es que la película comienza con Elton John contándonos su historia desde rehabilitación, recurso que definitivamente me parece muy cursi pero, es una forma clara y amena de desarrollar la historia, lo cual se agradece y se aplaude. Me pareció increíblemente acertado que la primera canción que vemos y escuchamos es ‘The Bitch Is Back’. Uff… ya desde ahí te das cuenta del tono que tendrán los 100 minutos restantes. A través de canciones estridentes y coreografías muy bien logradas, somos testigos de la vida de ‘Reggie Dwight’: una tormentosa infancia que se equilibra cuando descubrimos que es un niño prodigio con el piano (¿recuerdan que ya se los había platicado en mi pasado artículo de Elton John aquí en Sputnik?); pasamos muy escasamente por su adolescencia y casi de inmediato, hay una transición –muy bien lograda- a su complicada adultez. Hago un paréntesis para platicarles/recordarles que, verdaderamente logré entender y apreciar la esencia un musical con la siguiente frase: “[…] la gente canta cuando ya no puede hablar; bailan cuando ya no pueden caminar. Una cosa es la extensión de la otra.” Por ello, creo de corazón que ‘Rocketman’ acierta en este principio básico de complementar una acción con otra.



No voy a hacer ningún spoiler de la película pero, sí voy a hablar muy fugazmente de lo íntimo que representa esta película para Elton John y me alegra que esté vivo para poder imponer ese sello tan personal. Hay dos historias de amor –muy evidentes a mi parecer- que se desarrollan a lo largo del film: la primera, la relación de amor y hermandad genuina entre Elton y Bernie Taupin, su gran amigo y letrista por años con el que tiene una química indiscutible, y la segunda, la historia de amor entre Reginald Dwight y Elton John. No todos podemos hacer alarde de un amor propio, sin embargo, parece que Elton tiene la oportunidad de hacerlo con este peliculón, a pesar del quiebre tajante entre su yo y su alter ego, hace más de 60 años.



Todo el elenco nos regala excelentes actuaciones pero el que se carga toda la película en los hombros, es definitivamente Taron Egerton, que como bien le dije a un amigo por Twitter, es MONSTRUOSAMENTE BUENO. ¿Qué demonios con este guapo y talentosísimo galés? ¡De verdad es increíble! Yo estoy segura que su audición para ‘Rocketman’ fue gracias a la película animada del 2016 llamada ‘Sing’, donde Taron hace el doblaje de Johnny, el gorila adolescente, quien curiosamente interpreta ‘I’m Still Standing’ de Elton John en el clímax de la película. En ‘Rocketman’, Taron interpreta a Elton de manera ma-jes-tuo-sa, con una actuación enérgica y apasionante; lo vemos transitar por todos los estados de ánimo existentes y el plus está en que él interpreta todas y cada una de las canciones que aparecen en la película. He de admitir que cuando me enteré que no escucharíamos la voz de Elton y que sería Egerton quien cantaría, me desilusioné un poquito peeeeeeeeero… se vale admitir cuando uno está equivocado y vaya que lo estuve. Los nuevos arreglos de las canciones junto con la melodiosa voz de Taron, le imprimen frescura y un estilo particular y disferente a las ya conocidas letras de Bernie Taupin. Todo mundo exige  un Óscar para Taron Egerton pero quién sabe… normalmente los premios tienden a olvidarse de las películas que salen en verano pero, a lo mejor nos dan la sorpresa.



Vestuarios estrafalarios, rítmicas coreografías, excelente fotografía, arreglos musicales fabulosos y Taron Egerton, hacen que ‘Rocketman’ sea una fantástica sensación musical y se convierta en la oda que tanto le hacía falta a Sir Elton John. A mí sí me conmovió y estremeció muchísimo: canté, bailé, reí, lloré y me valió madres que la sala de cine en donde estaba, estuviera repleta de troncos apáticos. Lloré y se me enchinó todita la piel en la escena del concierto debut de Elton John en Estados Unidos, en el famoso ‘Troubadour’ en Los Ángeles. El momento en que Elton levita junto con el público es sencillamente espectacular y terriblemente simbólico… el ascenso a la fama de uno de los mejores artistas del Siglo XX. Háganse un favor y vayan a ver ‘Rocketman’ y de paso, me cuentan qué les pareció.  



Oigan y por cierto, ¿vieron cómo no comparé ‘Rocketman’ con ‘Bohemian Rhapsody’? ¿Vieron que sí es posible? Entonces, ¡DEJEN DE HACERLO! Porfavorcitograciaslosquiero.


No hay comentarios.

Publicar un comentario

TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios