Responsive Ad Slot

SEMANAL

latest

Realeza hollywoodense: triada de reinas ‘triple threat’

Estas mujeres se convirtieron en leyendas época dorada para el cine.

04 marzo 2017

/

Call me old fashioned... please! | Por Mónica Castro Lara |


Hace un par de días, tuve la oportunidad de ver 'La La Land' por segunda ocasión y con mucho orgullo y énfasis les digo que la disfruté muchísimo más que la primera vez y que definitivamente es de mis películas favoritas de la temporada. He leído cualquier cantidad de artículos/reseñas y me queda claro que el ser humano tiene una obsesión absurda por querer sobreanalizarlo TODO. ¿Qué de plano ya no podemos disfrutar de un musical sin meternos en tanto bluff? Además, todo mundo te muestra su credencial de "no me gustan los musicales, pero…" sin que uno se las pida.

El chiste es que en mi artículo anterior, les había prometido que hablaría de las triple threats femeninas del Hollywood clásico y me puse a pensar que nuestra querida Emma Stone es sin duda una triple amenaza del cine actual, muestra de ello sus galardones recientes, porque en 'La La Land' hace un extraordinario trabajo. Me vienen a la mente otras actrices contemporáneas que encajan bien en esta triada artística de actuar, bailar y cantar BIEN, como es el caso de Amy Adams, Kate Hudson, la mismísima Meryl Streep (aunque fue tremendamente criticada en ‘Mamma Mía’) y la lista sigue y sigue. Pues bien, siguiendo la recomendación de mi tío Armando (que en artículos posteriores haré aún más literal), anduve buscando e investigando a ciertas actrices que entraran en este grupo selecto y afortunadamente me di cuenta que son muchas y bastante legendarias. Pero para no hacer este texto tan largo, ni aburrirlos demasiado (¡bu!), he seleccionado únicamente a tres: Judy Garland, Debbie Reynolds y Doris Day. Me hubiera encantado incluir a Ginger Rogers, Rita Hayworth, Rita Moreno, Cyd Charisse, Audrey Hepburn o a la maravillosa Julie Andrew, pero si lo hacía, este artículo sería de 12 páginas como mínimo.

1.    Judy Garland

Si algo sabemos todos sobre la vida de Judy Garland, es lo problemática y dramática que fue. "Estaba bien loca" es la opinión general que obtuve cuando conté que escribiría un poco sobre ella; y quién no lo estaría si desde los 14 años una productora cinematográfica se encargó de volverla una adicta a las anfetaminas y a los barbitúricos, uno para darle excesivas cantidades de energía y aguantar esas largas horas de rodaje, y los otros para poder dormir bien. Ahora, además de provocar estas adicciones, aumentemos el hecho de que siempre fue considerada como 'el patito feo' de la MGM y con críticas constantes hacia su peso e imagen, dejando estragos que la atormentarían por el resto de su vida. Desafortunadamente la mezcla extrema de todo lo anterior, hizo que finalmente en el ‘69 a sus recién cumplidos 47 años, Frances Ethel Gumm –su  verdadero nombre- perdiera la incesante lucha con la vida una mañana de Londres. 



Haciendo a un lado sus problemas personales, Judy es considerada como una de las grandes artistas de todos los tiempos, una verdadera leyenda que cautivó a las masas con su talento plasmado en 41 películas, mil conciertos, 15 álbumes, programas de televisión y un sinfín de premios y reconocimientos. Añadan a este extenso currículum, que Judy fue la primer persona en interpretar la famosa canción 'Over The Rainbow', considerada una de las mejores canciones del Siglo XX y 'covereada' por infinidad de artistas. Esta gran mujer, que comenzó su carrera a los 2 años de edad en el show de boudeville de sus padres y hermanas, realmente nunca tuvo una vida normal porque siempre estuvo trabajando; quién sabe si realmente era su pasión porque nunca pudo/supo/quiso hacer otra cosa. Pero mientras tanto, nos regaló excelentes 'performances' que quedarán en la posteridad gracias al cine.

Entre sus trabajos más destacados, que por supuesto incluyen la infalible combinación baile, canto y actuación en su máxima expresión, están: 'Love Finds Andy Hardy', 'The Wizard of Oz', 'For Me And My Gal' junto a Gene Kelly (su primer película como adulta), 'Meet Me In St. Louis', 'Summer Stock' y su gran regreso a la pantalla grande sin trabajar bajo el yugo de la MGM, 'A Star Is Born' que dicen es su mejor trabajo y le valió una nominación al Óscar como Mejor Actriz, además de otros premios. Su show de variedades titulado 'The Judy Garland Show' en los 60s también fue parte fundamental de la vida de Garland a pesar de su corta duración en la pantalla chica y a su visible estado decadente, entreteniendo a la audiencia y otorgando presentaciones legendarias gracias a la química que tenía con sus invitados, como lo fue el caso de Barbra Streisand y su dueto mashupero ‘Happy Days Are Here Again/Get Happy’, o cuando cantó ‘I Love Being Here With You’ con Peggy Lee, o cuando coqueteaba un poco con el joven Tony Bennett mientras interpretaban un medley de ‘Night Train’, ‘Lullaby Of Broadway’ y otras canciones.

Cuatro matrimonios fallidos, numerosos intentos de suicidio, una relación tormentosa con su primera hija Liza, depresión, anorexia... todo eso se va al carajo cuando vemos una película protagonizada por la gran Judy Garland y nos regala momentos como el siguiente par de vídeos; uno, de 'A Star Is Born' en el que nos manifiesta esa poderosísima voz y el otro, donde nos baila ‘Ballin’ The Jack’ junto a mi adorado Gene Kelly. En este último vídeo, les pido que presten atención únicamente a Judy, que con esas piernas tan largas, ese lindo vestuario y su excelente interpretación, deja a Gene en un segundo plano, visual y auditivamente.







2.    Debbie Reynolds

Oh Debbie... qué manera tan particular de dejarnos; tan sólo hace un par de meses, morías unas horas después que tu hija Carrie con tal de no dejarla sola. Si el mundo la conocía como la mamá de Carrie Fisher, muchos la conocíamos como la muy judía y energética Bobbi Adler, mamá de Grace en la serie 'Will And Grace' en donde hizo un personaje fenomenal; creo que ese fue mi primer acercamiento real con Debbie.

Con tan sólo 19 años, protagoniza la película parte aguas –incluso en la actualidad- para cualquier musical, ya sea en cine, teatro o televisión: 'Singin' in The Rain', bailando, actuando y cantando entre Gene Kelly y Donald O'Connor a los que siempre consideró como sus verdaderos maestros, un trío que indudablemente nos contagia las ganas de bailar tap a la 1 de la mañana. Imagínense labrar toda una carrera de 66 años en la industria cuando tu primer éxito es tan legendario. Pues incluso con esa referencia, Debbie supo hacer su propio camino y lo hizo muy bien.




A sus tiernos 16 años fue 'descubierta' en un concurso de belleza y luego luego hubo una disputa entre Warner Bros y MGM para ver quién se quedaría con tan bonita muchacha (ashh). Gracias a su personalidad extrovertida, amigable y a su buen sentido del humor, Reynolds se ganó la imagen de 'girl next door' rápidamente, una chica linda y responsable que puede hacer migas con cualquiera; siempre se reía con el equipo de producción, hacia amistades con sus compañeros y no causaba problemas, características que la distinguieron hasta el día de su muerte. 

Lamentablemente a sus 24 años y con dos hijos pequeños, Debbie es el centro de los chismes y de las noticias de espectáculos, cuando su entonces esposo Eddie Fisher le 'monta los cachos' a diestra y siniestra con la que era una de sus entrañables amigas, Elizabeth Taylor. Pronto Eddie abandona a la familia y se divorcia para casarse con Liz apresuradamente. Años después, Reynolds declararía que fue lo mejor que pudo haberle pasado y a final de cuentas, el que salió más perjudicado en todo esto fue Fisher (JA-JA). Sinatra le aconsejó a Debbie que NO se casara con este tipo pero bueno... de no haberlo hecho, no tendríamos a la añorada Princesa Leia.

'The Tender Trap', ‘How The West Was Won’ y The Unsinkable Molly Brownson algunos de sus trabajos más reconocidos. En un vídeo narrado por Carrie Fisher, nos dice:


"[…] en una época donde ser bonita era más que suficiente, mi madre logró ser y dar mucho más; no sólo sabía cantar y bailar, sino que también hacía imitaciones, tocaba el acordeón y tenía un gran repertorio de interpretaciones dramáticas". 

A continuación les comparto también dos vídeos de Debbie, uno de 'Singin' in The Rain' (por supuesto) y el otro es el tráiler del documental ‘Bright Lights’, de HBO que narra la historia entre madre e hija. Dios, ya quiero buscarlo y verlo.







3.    Doris Day

Hoy en día son muy comunes los soundtracks de películas pero, por allá de la década de los 50s, Doris Day fue la encargada de popularizar esa dinámica película-banda sonora; no sólo arrasaba en taquillas, sino también en la radio. Me agradó enormemente saber que gracias a mi adorada Ella Fitzgerald, la madre de Doris se dio cuenta que su hija poseía un gran talento para el canto, ya que trataba de imitarla cuando la escuchaba en la radio; su primera pasión realmente había sido el baile pero por desgracia (¿o no?), un accidente automovilístico hirió sus piernas e hizo que esas ganas de convertirse en bailarina, se re direccionaran hacia a otro lado.

Así es como comienza la carrera artística de Doris, grabando exitosas canciones y teniendo una muy demandada presencia en la radio, con canciones de jazz, swing y colaborando con una big band orquestra que la llevaría a recorrer casi todo el país. Es en 1948 que por fin le insisten en mudarse a Hollywood y el resto es historia; protagonizó su primer musical ‘Romance on The High Seas’ cuya canción ‘It’s Magic’ estuvo nominada a Mejor Canción Original para el Óscar. Y así, casi de manera consecutiva, le siguieron éxitos en pantalla como ‘April In Paris’, ‘Calamity Jane’, ‘Teacher’s Pet’ al lado de Clark Gable (TIENEN que verla, es una delicia) y en 1956 actúa en ‘The Man Who Knew Too Much’ de Alfred Hitchcock, que dicen es uno de sus mejores trabajos, ya que venía haciendo musicales o comedias románticas, y su transición a un thriller fue bastante inesperado y con muy buenos resultados. Aquí interpretaría su 'signature song' Que Sera, Sera (Whatever Will Be, Will Be) que sí ganó un Óscar juarjuarjuar.




Su trabajo más notorio a nivel mundial es la película ‘Pillow Talk’ junto al guapísimo Rock Hudson, conformando una de las parejas cinematográficas más queridas por la audiencia y consolidando una estrecha amistad entre ambos actores. Fue una película muy premiada y que refleja por qué Doris fue tan popular en su momento, ya que su actuación, su canto y su baile eran extensiones de su propia personalidad, influyendo así a miles de actrices de comedias románticas como Meg Ryan, por ejemplo. 

Es en 1968, tras la muerte de su tercer marido (sigo sin entender cuál es la obsesión y fascinación de estas actrices por casarse y divorciarse tantas veces... es absurdo), que Doris se da cuenta que la había dejado en bancarrota y que sin su autorización, la había comprometido a trabajar en varios programas y especiales de televisión… fucker. En un principio estaba negada a hacerlo porque sentía que sería su declive total pero, obligatoriamente lo hizo y con buenos resultados a pesar de todo. En el '75 toma la decisión de retirarse por completo del mundo del espectáculo y dedicar el resto de sus días a defender los derechos de los animales, apoyando a varias organizaciones y asociaciones de dicho tema.

Según sus estadísticas, Doris grabó 39 películas en 20 años, 650 canciones y 20 discos, el último en 2011 a la edad de 89 años titulado ‘My Heart’; escuché un par de canciones y no podía creer que era la voz de una mujer de tan avanzada edad. Por si no lo sabían, Doris Day ¡SIGUE VIVA! aunque no se sabe mucho de ella ni tampoco hay fotografías tan recientes. Seguramente cuando fallezca (que aunque suene frío va a suceder y lo siento) habrá miles de especiales sobre ella porque de verdad fue realeza hollywoodense. Cuando eso suceda, se acordarán de mí. Sus singles más famosos fueron ‘Sentimental Journey’, ‘I Got the Sun in the Mornin' (and the Moon at Night)’, ‘Love Me Or Leave Me y Move Over Darling, aunque también su versión de Fly Me To The Moon’ es buenísima. Les comparto unos videos de “la Day”:





Me parece que hay muchos comunes denominadores en esta triada de maravillosas artistas y a sus particulares talentos triple threat, pero me voy a ir por el lado feminista y reconocer que estas mujeres, a pesar de sus constantes problemas personales, se convirtieron en leyendas exclusivamente por su trabajo en una época dorada para el cine, pero contrastante para la mujer. Así que GIRL POWER por siempre y para siempre. 





La Autora: Publirrelacionista de risa escandalosa. Descubrió el mundo del Social Media Management por cuenta propia. Gusta de pintar mandalas y leer. Ácida y medio lépera. Obsesionada con la era del jazz. Llámenme anticuada… ¡por favor!


TE PUEDE INTERESAR
© Copyright 2017 — Revista Sputnik de Arte y Cultura | Todos los derechos reservados
By Sputnik Medios